Archivo de la categoría: Política Internacional

Prognosis internacional: caso Venezuela

Gianfranco

Por: Gianfranco Guerra Padilla

La situación en Venezuela cada vez agrava y la reacción internacional solo se limita a pronunciamientos. Como ya es de conocimiento público, la maniobras del Gobierno de Maduro por controlar un país que se fracciona políticamente y se desploma económicamente, ha demostrado una vez más que el nacionalismo chavista-bolivariano es un proyecto fallido, conformado por ideales erróneos maquillados como “Socialismo del Siglo XXI”.

Es importante resaltar que el giro político en los últimos años  ha cambiado el panorama. La era de Hugo Chávez promocionada por el crecimiento de la economía china y los precios altos del petróleo que, sin duda alguna, influyeron en su poder político, ya culminaron. Hoy en día, el acercamiento de los Estados Unidos con Cuba, la destitución de Dilma Rousseff, el ingreso de Mauricio Macri como también Pedro Pablo Kuczynski a la Presidencia de la Argentina y Perú respectivamente, ha debilitado indudablemente el accionar de Venezuela, siendo blanco de un aislamiento político por parte de las naciones latinoamericanas.

La presencia de los Estados Unidos en el caso venezolano es muy particular. Si bien es cierto, hasta la administración de Obama consideró a Venezuela como uno de los Estados que conforman el “Eje del mal”, sin embargo, el Gobierno de Donald Trump, no estima que la situación de Venezuela deba de ser considerada de vital importancia para la seguridad nacional americana.

Los ataques constantes a las ciudades más importantes de Europa, la Guerra Civil librada entre el Gobierno sirio, los rebeldes y el DAECH, y recientemente, la actividad belicista de Corea del Norte, evidencian que las prioridades de los Estados Unidos, como una potencia mundial, se encuentran en otra parte; mientras que la situación venezolana puede no ser de vital importancia para sus intereses inmediatos, limitando su actuación a la ampliación de las sanciones económicas impuestas por la administración pasada, así como establecer comunicación con países que no comulgan con las ideas bolivarianas, caso que viene siendo liderado por el Perú.

Si bien es cierto, la mayor exigencia para encontrar una solución inmediata al caso de Venezuela, se manifiesta por medio del Órgano Legislativo, y, sobre todo, por la opinión pública, ya sean ciudadanos estadounidenses o ciudadanos migrantes e inmigrantes que residen en dicho país. A pesar de esto, el sistema económico americano continúa adquiriendo petróleo venezolano, demostrando nuevamente que los Estados se rigen por el interés, dejando los valores democráticos como una vitrina que justifica sus performances cuando el leviatán lo considera necesario.

En tal sentido, el dilema de la situación internacional de Venezuela se esboza en el respaldo que los Estados latinoamericanos poseen sobre los valores democráticos, que a su vez, es legitimada por la población venezolana; mientras que el Gobierno de Nicolás Maduro se aventaja del respeto que estos mismos Estados poseen frente a estos valores democráticos, favoreciéndose y manipulando los principios del Derecho Internacional como la No Intervención y la Libre Determinación de los Pueblos.

El Gobierno de Nicolás Maduro obtuvo beneficios por la no aplicación del Artículo 20, 21 y 22 de la Carta Democrática de la Organización de los Estados Americanos (OEA), ya que su participación en dicho organismo considerado como un “ente de Washington” fue mínimo, aduciendo que su salida ya es una realidad. La OEA nunca pudo demostrar liderazgo debido a la influencia de Venezuela con los demás Estados centroamericanos y caribeños, que están bajo los efectos de las relaciones recíprocas asimétricas, pues para ser suspendido, fue necesario el voto de los dos tercios de la Asamblea General.

El giro de una democracia que alguna vez representó el poder de un pueblo, es ahora un poder cuasi-totalitario que quiere ser edificado bajo los efectos de una  Asamblea Constituyente, para otorgarle nuevos poderes al Presidente de turno.  Aspecto que, curiosamente, va en contra de su misma Constitución, el cual mediante el  Artículo 347 afirma que: “…El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder [el pueblo], puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente…”. Demostrando que Nicolás Maduro, desde ya, asume a carta cabal el rol como “Voz del pueblo”.

En los últimos años, la situación en venezolana ha sido un duro golpe para el desarrollo de la unificación y la buena vecindad entre los países del hemisferio americano. Venezuela se muestra como un país que tiene todas las posibilidades de volver a ser un país con un gran liderazgo económico y político. Sin embargo, la cultura política extremista y personalista, tiende a fraccionar más que unificar. No se sabe a ciencia cierta cuál será el destino de Venezuela. Cada día es un abanico de posibilidades que van desde un nuevo autogolpe, a un golpe de Estado dentro del mismo gobierno, una intervención militar extranjera, o el prolongamiento del Gobierno Bolivariano. Solo queda seguir pendientes del tema y observar con ojo crítico todas estas aristas  que nos brindan nuevas variables de análisis para el estudio del comportamiento del ser humano, y por ende, del Estado.

Anuncios

Alerta: Sed de agua en el Conflicto de Gaza

Jasmin Puma

Por: Jasmín Puma Carbonell

No cabe duda que en cualquier momento sabíamos que un atentado en la Franja de Gaza llamaría la atención a nivel mundial, pues este conflicto ya vino suscitándose desde hace muchos años atrás. El conflicto de la Franja de Gaza ha llenado portadas en los diferentes diarios tanto nacionales e internacionales. Muchos de ellos han descrito una realidad con reacciones trágicas e inhumanas. Por consiguiente, nadie pude sentirse tan bien tras ver imágenes impactantes y razones incongruentes que son la causa de dicha lucha; hoy en día hablamos del respecto de los derechos fundamentales, de la paz, la libertad de expresión, del trabajo organizacional, de la justicia y la libertad; sin embargo, es imposible de creer que habiendo tantas leyes y tratados que resguardan sobre todo el bienestar de la persona, en menos de un mes se haya dado más de mil muertes entre niños, mujeres, ancianos y hombres, razones por la cual no solo es determinante de los bombardeos, sino que se ha suscitado daños de otra índole tales como: la escasez de agua y su contaminación-

El recurso hídrico siendo tan trascendental para la existencia de las personas en este conflicto, tanto los ciudadanos en Israel como Palestina, han sufrido su escasez dado por la contaminación. Por ello, la veraz preocupación no solo radica en el sin número de vidas pérdidas, sino en lo que a diario va el sufrimiento de otras vidas por dicha causal; pues está claro que a raíz de un severo conflicto se observa la consecuencia del recurso hídrico. Asimismo, cabe resaltar la consecuencia al medio ambiente que también son producidos por los gases e implementos del bombardeo, ya que en este último caso las consecuencias son realizadas a largo plazo de diferentes formas y afectando, no solo el lugar de donde se produjo, sino a todo nuestro planeta. El conflicto entre Israel y Palestina, como ya nos podemos dar cuenta, no solo es un conflicto que aparentemente es de ambos países, sino que en realidad seria de todo el mundo.

Así mismo, quiero resaltar dos preguntas: ¿Cuál de los dos aspectos, tanto económico como el derecho del agua será la prioridad?, ¿Es posible acaso compatibilizar ambos intereses? Personalmente creo que, en cuestiones de salud, derechos del agua y medio ambiente, como suelen decir, más vale pecar de exagerados que de ingenuos, para no dejar de lado en hacer lo posible que nuestras necesidades básicas primen para nuestro bienestar social. Por ello, es menester que nuestras autoridades tanto nacionales como internacionales tomen cartas en el asunto y no dejarse llevar por los intereses de las potencias mundiales.

La participación en decisiones sobre temas ambientales, la protección frente a la contaminación, el ordenamiento territorial, el aseguramiento hídrico, la participación en los beneficios económicos generados por la actividad agrícola y los derechos de los pueblos, son fuentes primarias para el ejercicio de una organización segura para la protección del Medio Ambiente; sin embargo, el punto de la Franja de Gaza rompió todas la barreras que se puede tener como fuente: ha sido la concentración de mayor propagación de contaminación; el sufrimiento por la escasez de agua es bastante alto y brevemente lo voy a detallar en tres puntos; primero, la falta de electricidad impide que el 25% de los sistemas de agua funcione y se está bombeando menos de la mitad de la cantidad necesaria de agua; segundo, el 50% de agua disponible en Oriente Medio proviene del rio Jordán y del lago Tiberiades, mientras que el resto procede de los acuíferos, por lo que ambas fuentes de agua están completamente contaminadas y los subterráneos que tienen los palestinos están bloqueados por los israelíes ya que la ocupación total de Cisjordania y Franja de Gaza, Israel declaró de su propiedad todos los recursos hídricos; y por último y no menos importante, el acuífero de Gaza aumenta continuamente su salinidad y contaminación, dando lugar a la penetración de agua de mar por la excesiva  sobreexplotación de Israel.

No obstante, la materia de conflicto no solo es el territorio. La cuestión hídrica ha sido y es, uno de los objetivos más importantes para los fundadores de Israel y para la planificación sionista. Desde una perspectiva de la historia en las guerras mundiales cabe mencionar; que si ya se llevó a cabo una primera guerra mundial (1914- 1918) y posteriormente, una segunda guerra mundial (1939-1945); pues el agua es un reflejo que puede ser una causa para la tercera guerra mundial, tal cual como nos puede demostrar la Franja de Gaza, y las consecuencias serían mucho más altas, tomándose no solo vidas humanas sino también todo recurso natural que es fuente de vida para el mundo.

Consecuentemente, los más afectados somos los seres vivos y por ello, la protección de nuestra fuente de vida debería y debe ser nuestra prioridad. Si concientizar ha sido una ardua labor para los ambientalistas, la iniciativa ya está reflejada, solo hay que cumplirla y seguir fomentándola. Hoy por hoy a nuestras autoridades internacionales les ha sido complicado resolver el conflicto de la Franja de Gaza; sin embargo, existen instituciones que prevén la ayuda de buena fe para los palestinos ya que ellos son los más afectados, por lo que debemos insistir en la solución y hablo de forma mancomunada porque esto es tarea de todos.

Crisis entre amarillos y rojos en Tailandia

Francisco Narrea

Por: Francisco Narrea (PUCP)

Tailandia, país miembro del ASEAM y con el que Perú estableció relaciones diplomáticas en 1965, atraviesa hoy por una severa crisis política y es centro de atención mundial. El 19 de setiembre del 2006, el entonces primer ministro, Thaksin Shinawatra, fue depuesto por un golpe de Estado. El 22 de setiembre de 2006, el rey Bhumibol Adulyadej de Tailandia reconoció, después de tres complicados días, a la junta militar de gobierno (que tiene el nombre oficial de Comisión Nacional para la Paz y el Orden)formada tras el golpe de estado del 19 de setiembre que destituyó a Thaksin Shinawatra, Asimismo, el General Sonthi Boonyaratglin, jefe de la junta, declaraba su lealtad al rey y, con el reconocimiento de la junta como gobierno provisional, derogó la Constitución, disolvió la Asamblea Nacional, la Corte Constitucional, decretó la ley marcial y nombró Primer Ministro interino a Surayud Chulanont.

Hoy, la situación es similar: La hermana de Thaksin, Yingluk Shinawatra fue apartada del poder por el Tribunal Constitucional el pasado 7 de mayo y, el pasado martes 22, el ejército, dirigido por el general Prayuth Chon-Ocha, tomaba el poder con la razón de preservar el orden y seguridad ante la creciente crisis política que atraviesa el país hace más de medio año.  Pero ¿Qué sucede en Tailandia? La ola de protestas se remite a una crisis de representación, que surge de la fragmentación del electorado en dos facciones: “los camisas amarillas y los camisas rojas”. Los primeros son parte de la clase media urbana y que se oponen al poder de la familia Shinawatra; los segundos, aquellos que apoyan a la derrocada ex ministra Yingluck Shinawatra.

Los camisas rojas, principal fuente de apoyo de los Shinawatra, es un conglomerado de sectores rurales y de clases bajas que se vieron beneficiados por políticas económicas como el seguro universal de salud que implementó el exiliado ex primer ministro Thaksin. Asimismo, respaldaron la ley que la influyente familia  promovió, la cual daba amnistía y abría la posibilidad de un retorno del exiliado primer ministro Thaksin, quien huyó a Dubai. Esto generó una serie de protestas por parte de los sectores urbanos de clase media quienes usan el amarillo (color de la monarquía). Este sector es dirigido por Suthep Thaugsuban, ex vicepresidente del opositor Partido Demócrata.

El que el rey y la comunidad internacional respalden o no a la Junta Militar (afín a la monarquía) dependa del factor internacional. El derecho internacional refiere a que el reconocimiento de los gobiernos es distinto al reconocimiento de Estados ya que, por ejemplo, podría no existir relaciones diplomáticas con un Estado y eso no implica que no se reconozca un sujeto de derecho internacional, aunque no se traten mutuamente como Estados, ya que ningún Estado está obligado a reconocer formalmente a otro (reconocimiento de iure)[1]. Los objetivos de reconocer a un gobierno son otros: regular su responsabilidad frente a sus actos[2] (se establecen relaciones diplomáticas por ofrecer ciertas condiciones de seguridad y estabilidad en la Comunidad Internacional) y ello genera oponibilidad[3] (la acción “oponible” que realice tendrá consecuencias ante el sujeto de derecho o erga omnes –ante todos-).

Hay dos corrientes sobre reconocimiento de gobierno que prevalecen. La doctrina Lauterpacht[4] (por el jurista Hersch Lauterpacht) considera que se debe reconocer un gobierno cuando éste evidencia control efectivo sobre el territorio y la población. La doctrina Jefferson[5] (del Thomas Jefferson en Estados Unidos) consideraba el reconocimiento, en cambio, si el nuevo gobierno  era obedecido por la población, si tenía el poder de hacerse respetar y cumplir acuerdos internacionales. En el caso de Tailandia, el golpe de estado ha recibido duras críticas internacionales pero nada parece decir que desconocerán el gobierno que la junta militar vaya a crear. Por su parte, la junta militar asegura tener el respaldo del rey Bhumibol Adulyadej, un personaje muy querido y respetado en el país, por lo que su apoyo resulta clave; no obstante, el rey de 86 años, posee una frágil salud, por lo que es muy difícil verlo en los medios o en público.

Es importante que pese a todo, el respeto por los Derechos Humanos sea un principio inviolable tanto en el bando oficialista como el opositor. La opinión de la Comunidad Internacional no se hizo esperar. Por ejemplo, la ASEAN solicitó “respetar los principios democráticos y el imperio de la ley y a iniciar conversaciones que permitan superar la crisis política”. El gobierno de los Estados Unidos, en cambio, ha advertido a través de su secretario de Estado John Jerry “implicaciones negativas para las relaciones Estados Unidos-Tailandia”, sin medidas punitivas inmediatas y ha puesto en evaluación la asistencia al por millones de dólares. La ONU no dejó de pronunciarse: la Alta Comisionada de Naciones Unidas para Derechos Humanos Navi Pillay, condenó el golpe de Estado y solicitó que se instaure el orden constitucional: “Estoy preocupada por la fuera de un gobierno electo, por la imposición de la ley marcial, la suspensión de la  Constitución y las medidas de emergencia que están restringiendo el disfrute de los derechos humanos”.

La crisis política en Tailandia, no se resolverá tan solo con obligar a líderes a negociar o imponiendo la ley marcial, hecho que no es tomando muy en cuenta por el general (y autoproclamado primer ministro) Prayuth Chan-Ocha. Tampoco es un buen camino el censurar numerosas páginas web informativas y detener personas con el objetivo de evitar el debate y asociación entre opositores. Las causas de la crisis política son más subyacentes a los comportamientos políticos que la junta busca evitar y, quizás, un paquete de reformas políticas, un gobierno de concertación, así como una promoción de la tolerancia y valores cívicos resultarían mucho más eficaces.

_____________________________________________________________________________________________________

[1] Gomez, Antonio. Reconocimiento de gobiernos.

[2] Santaella, Carla. El derecho internacional público.

[3] Op. Cit.

[4] Monroy, Marco (2002). Derecho internacional público. Quinta edición. Bogotá: Editorial Temis.

[5] Op. Cit.

Un balance de las elecciones al Parlamento Europeo

Ana Lucía

Por: Ana Lucía Olivos, politóloga con especialidad en Relaciones Internacionales, Transnacionalismo y Migraciones. Actualmente apoya a la investigación sobre Codesarrollo y Asociaciones de Migrantes, de la Universidad de Valencia, dirigida por Joan Lacomba).

Desde el día jueves 22 de mayo hasta el día domingo 25 de mayo, tuvieron lugar las elecciones al Parlamento Europeo(PE). Una selecciones donde, por un lado, se elegían a los 751 diputados que compondrían el nuevo PE; y por otro lado -y por primera vez desde las elecciones europeas de 1979 -los partidos políticos europeos presentarían al que sería el nuevo presidente de la Comisión Europea (el ejecutivo).

¿Porqué es relevante elegir al presidente de la Comisión Europea? Porque el presidente elegido, es el responsable de formular y de aplicar aquellas políticas comunitarias que se aprueban en los gobiernos y por supuesto,también en la eurocámara.

Una vez finalizada la semana de intensos debates, campañas y publicidades de los candidatos a cada uno de los partidos que se presentan, llegaron el domingo los resultados de todos los países miembros de la UE que participaron en la elección de los eurodiputados, y que estarán a cargo de la presidencia europea durante 5 años más. Los resultados de estas elecciones europeas, traían consigo dos enclaves políticas.Por un lado, qué porcentaje de participación política acudía a las urnas; y por otro lado, saber cómo quedaría dibujado el mapa europeo tras finalizar estas elecciones.

Respecto a la primera enclave política, y dadas las reformas que estaban teniendo lugar desde Bruselas, los ciudadanos se iban alejando, y a la vez cuestionando cuán importante es quien dirige la Comisión Europea, es por ello que la participación electoral fue (según los datos oficiales de la UE) de un 45,85%, una lectura negativa, para algunos, ya que se esperaba que hubiera una mayor participación electoral. No obstante, y lo que más llama la atención son los resultados políticos de estas elecciones.

En cuanto a la segunda enclave política, para muchos voto de castigo para algunos partidos que conforman los países de la UE. El caso más recurrente ha sido el del partido de extrema derecha, el Frente Nacional de Marine  Le Pen, en Francia, se colocaron como la primera fuerza política con un porcentaje de 26%, superando al Partido Socialista que obtuvo el 13,8%. En el Reino Unido, el  Partido Independencia del Reino Unido (UKIP), también superan los votos de los laboristas y de los “tories”, algo que no había pasado en años. En Holanda gana el partido nacionalista de extrema derecha, que al igual que Londres, pide la salida de sus países de la UE.

Son los casos que más han llamado la atención sobre todo a los partidos de izquierdas, centroizquierda, derechas y centro derechas, quien han perdido muchos de sus votos, y que valoran la necesidad de cambiar y de recuperar los votos de  electores que han castigado al sistema político actual en pro de los partidos extremistas.

En España, el surgimiento de nuevos partidos de izquierdas como PODEMOS,  un partido nacido del movimiento de los Indignados y representado por Pablo Iglesias, pretende representar a aquella sociedad española indignada tras las reformas del actual gobierno. El caso de Izquierda Unida con 6 escaños también pone de relevancia el surgimiento de partidos que estuvieron en la oposición. A banda de estos partidos también es relevante señalar el avance de partidos como el UPyD (Unión Progreso y Democracia) y el caso de C’s (Ciutadadanos).

El debate ahora en España, gira entorno de si estamos ante el fin del bipartidismo, y si así fuera,¿hacía qué modelo político estamos avanzando? En cualquiera de los dos casos, está claro que es necesaria una reforma no sólo externa sino también interna de cada uno de los partidos que quieren representar a una mayoría, y que debe ser paralela a la sociedad, a sus necesidades, y no de los más poderosos.

¿Qué pasa ahora en Europa tras las elecciones? En estos días estaremos esperando quién deberá presidir la Comisión Europea, y por ende, qué partidos políticos tendrán que marcar la agenda política del nuevo Parlamento Europeo. Se trata por tanto, de un reto político, social y económico relevante para los ciudadanos que formamos parte de la UE.

La Intervención de Rusia en la crisis de Ucrania

rusia_problemas_ucrania

Por: Angie Ramos (Invitada Especial – UTP)

En estos últimos meses el mundo ha sido testigo de una de las más grandes crisis bélicas en Europa. Toda la mira internacional ha estado enfocada en los problemas internos de Ucrania, especialmente por el conflicto de intereses respecto al futuro del país. Se tienen dos posiciones, la facción pro-europea apoyada por la Unión Europea y Estados Unidos, que busca unirse a la Unión Europea y desligarse paulatinamente de la influencia rusa, y la facción pro-rusa apoyada por Rusia, la cual no desea perder sus vínculos económicos-culturales con dicho país y ve amenazados sus intereses en la firma del tratado de asociación con la Unión Europea y el acercamiento con las potencias occidentales.

Sin embargo existen grandes intereses en juego por parte de las potencias mundiales. La firma del tratado de asociación con la Unión Europea es vista como una forma de acorralar a Rusia, al retirar de su área de influencia a las ex republicas soviéticas tal y como ocurrió con los países bálticos (Lituania, Estonia y Letonia). Adicionalmente, la mayor amenaza para Rusia es la posible integración de Ucrania a la OTAN. Los rusos ya han tenido problemas a lo largo de la década pasada por la iniciativa de la OTAN de construir un escudo antimisiles defensivo so pretexto de evitar posibles amenazas de países hostiles como Corea del Norte o Irán, pero visto por Rusia como una provocación directa hacia ellos.

Regresando a la problemática de la división de Ucrania, podemos encontrar distintos grupos étnicos agrupados de acuerdo a su procedencia, idioma y religión. En el oeste de Ucrania encontramos a una mayoría que habla el idioma ucraniano, pertenece a la Iglesia Ortodoxa Ucraniana dependiente del patriarcado de Kiev y desea integrarse a la Unión Europea. Por el contrario, en el este encontramos que convive un gran número de rusos junto con ucranianos los cuales usan el idioma ruso, además de pertenecer a la Iglesia Ortodoxa Ucraniana dependiente del patriarca de Moscú. Esta parte oriental mantiene vínculos con Rusia y tiene un fuerte intercambio económico en la frontera ruso-ucraniana.[1] Por ello desean mantener en buen estado las relaciones con el país vecino. Adicionalmente, existe una minoría tártara, descendiente de las más de 300.000 personas deportadas por Stalin a Siberia tras acusar a la etnia tártara de colaborar con la Alemania Nazi. Por ello, esta minoría tiene un resentimiento hacia Rusia.[2]

¿Por qué Rusia interviene en los asuntos internos de Ucrania?

El trasfondo de esta cuestión es bastante amplio, remontándose a los tiempos de Catalina La Grande, cuando Rusia conquistó el suroeste de Ucrania, arrebatándole Crimea al Imperio Otomano en el siglo XVII. Siglos después el entonces líder soviético Nikita Kruschev cede la península de Crimea a la república socialista soviética de Ucrania. Finalmente tras la desintegración de la URSS, Boris Yeltsin accede a que Ucrania se quede con la península a condición de asegurar la permanencia de la flota rusa del mar Negro en la base de Sebastopol en 1994 – el contrato menciona que sólo pueden desplegarse en la base militar alrededor de 27.000 soldados. Cabe destacar que esto se materializó en la firma de un contrato de arrendamiento de la base hasta 2042.[3]

Tras el cambio de Gobierno de Ucrania, visto por los medios occidentales como la destitución de un Presidente impopular y. por Rusia como un golpe de Estado, militares pro-rusos tomaron el parlamento de Crimea y llamaron a una votación para definir el estatus de la Provincia autónoma de Crimea, la cual tuvo como resultado la declaración de Crimea como república independiente y la posterior solicitud de integración a la Federación Rusa, que fue aprobada por el gobierno ruso. Esto se ha visto como una injerencia por parte de Rusia en asuntos internos de Ucrania, existiendo el rumor de que los militares son en realidad oficiales rusos de la cercana base de Sebastopol, ubicada en Crimea. El acto anterior, estaría yendo en contra del Tratado de Solución de Controversias firmado en los acuerdos de Naciones Unidas de 1945.

Rusia se escuda para defender su intervención en la amenaza de grupos nacionalistas de extrema derecha que sienten un marcado rechazo hacia la población ruso-hablante, hecho refrendado en la derogación de la ley que permite el uso del idioma ruso como lengua cooficial en Ucrania.

No se discute que la actuación de Rusia sin una resolución de la ONU contraviene los tratados internacionales, aunque estos han sido violados muchas veces en el pasado. En este caso Rusia argumenta que la situación es similar a lo ocurrido en Yugoslavia y con la posterior declaración de independencia de Kosovo en un referéndum no reconocido por Serbia, situación apoyada por la comunidad internacional pero que no resulta legítima en su totalidad. [4]

¿La intervención de Rusia en Ucrania tiene alguna base legal?

Partiremos del hecho que tanto Rusia como Ucrania y el Reino Unido firmaron un memorándum en 1994 en donde acordaron no utilizar la fuerza ni amenazar con hacerlo para emplearla contra la integridad territorial o la autonomía política de Ucrania. Además acordaron no usar métodos de coerción económica contra dicho país para intereses propios.

Rusia alega ante lo expresado en el párrafo anterior, que ha enviado a tropas rusas para proteger y salvaguardar la vida de los ciudadanos rusos que viven en la zona. Actualmente, se estima que en Ucrania hay unos 16.000 soldados rusos desplegados en la zona de conflicto y no en la base militar, lo cual no está permitido según el contrato que Rusia y Ucrania firmaron en 1994. Por lo que los principales países que están en contra de las acciones tomadas por Rusia son Estados Unidos y Gran Bretaña.

Lo cierto es que la comunidad internacional ante estos casos actúa de forma subjetiva ya que depende de la magnitud de los intereses que están en juego para apoyar o manifestar su rechazo a ciertos actos de intervencionismo de diversos países ¿Acaso es que algunos países gozan de ciertos privilegios ante la comunidad internacional? Por ejemplo en el caso del conflicto entre Gran Bretaña y Argentina por las Islas Malvinas, se apoyó el referéndum realizado a la población en el cual el 98% de las personas votaron a favor de seguir bajo la administración de Gran Bretaña; mientras que en el caso de Crimea, no se quiere reconocer la legalidad de dicho proceso. [5]

_____________________________________________________________________________________________________

BIBLIOGRAFÍA

 

[1] Conflictos en Venezuela y Ucrania. Semejanzas y diferencias – Anthony Medina Rivasplata

[2] Ucrania: ¿Cómo justifica Rusia su intervención en Crimea? – BBC Mundo

[3] Ucrania: ¿Cómo justifica Rusia su intervención en Crimea? – BBC Mundo

[4] Crimea no es exactamente Kosovo – El País Internacional

[5] Putin agradece a Cristina Fernández su postura ante Crimea – El País Internacional

Apuntes sobre la economía política del “neodesarrollo” y la dependencia en Brasil

Jefferson

Por: Jefferson Pecori Viana (Invitado especial desde Brasil). 

Hoy día se convirtió en una expresión común a la mayoría de los politólogos, economistas y principalmente internacionalistas la referencia a Brasil como “un país en vía de desarrollo” o una potencia emergente, entre otras expresiones. Referirse de esa manera al crecimiento económico brasileño es una ideología que emerge desde la teoría del desarrollo y de la influencia de los planteamientos de la CEPAL.

En los últimos años este casamiento entre lo que restó del pensamiento de la CEPAL de Prebisch y Furtado y las estrategias políticas del gobierno de Lula da Silva y Dilma Rousseff fue bautizado de “neodesarrollo” y tiene en el economista Bresser-Pereira y en la escuela de economía de la UNICAMP su máxima expresión constructora. Pues, a nosotros nos interesa mirar profundamente las bases de la concepción de “desarrollo económico” y observar en la realidad si se mantiene los marcos del neodesarrollo y, sobretodo, las consecuencias para la integración regional en América Latina, especialmente el Mercosur. La duda es saber si el “vidrio del techo” del neodesarrollo suporta más que una débil “llovizna”.

Así que, el objetivo en este pequeño artículo no es descreditar la integración política, social, cultural que avanzó mucho en los últimos diez años, pero es señalar que el Mercosur se mantiene en la base del pacto interno que hay en Brasil entre los sectores del capital industrial, del capital financiero y del capital terrateniente.

Desde 2002 Brasil ha acumulado más recursos provenientes de las exportaciones (punto uno) y del mismo modo, en el mismo período Brasil recibió más capital extranjero (principalmente capital especulativo) como consecuencia de la expansión de la deuda pública y del mercado financiero (punto dos); la expansión de la deuda pública y el capital proveniente de las exportaciones abastecieron tanto la capacidad de internacionalización de la economía (vía BNDES[1]) – que es necesaria dado nuestra incapacidad de creación de un mercado interno (y la inexistencia de un programa de reforma agraria) – cuanto los programas sociales que han posibilitado al Partido de los Trabajadores tener el control del gobierno (punto tres); la industria brasileña tiene muy baja productividad, así que también parte del “excedente” fue direccionado a compensar esta baja productividad, en este caso, con exportaciones a países periféricos (exportaciones tanto de manufacturados, como de bienes y servicios, sobretodo de ingeniería) y otra parte para expandir el crédito disponible para los brasileños realizaren el consumo (punto cinco). Este esquema, aunque tenga éxitos del punto de vista social, no se ha concretizado a punto de permitir una ruptura al esquema de la dependencia.

Es verdad que el esquema de integración en que participa Brasil (Mercosur, Unasur, Celac) se caracteriza por la asociación de países subdesarrollados, pero esto no significa que mediante la “exclusión” de la participación de países desarrollados es esquema de integración tendrá, inevitablemente, éxitos. El éxito, además de una integración hecha desde y para los países subdesarrollados, depende del proyecto interno de cada país y de su capacidad de crear y ampliar los espacios de autonomía (en materias económicas, sociales, culturales y de política exterior) y el enfrentamiento a la situación de dependencia. La conquista de la autonomía y la superación de la dependencia dependerán de la ruptura de los pactos internos entre clases (los dueños del poder y las amplias camadas populares  subyugadas) y como el país ve su inserción en el Sistema de interestatal. No puede haber resistencia regional conjunta si las estrategias de los participantes son tan contrastantes. Las contracciones de esto pueden o profundizar la dependencia o energizar el conflicto de clases en las sociedades latino-americanas.

Sin embargo, ¿qué tiene que ver el esquema de integración promovido desde Brasil y los pactos internos que mantienen el gobierno actual del Partido de los Trabajadores (PT)? Del punto de vista de la integración hecha con recursos público del BNDES, uno no puede subestimar la dependencia brasileña que ocurre en una doble camada: i) la dependencia de los ingresos de la producción primario-exportadora, que además de estar en una situación de dependencia respecto al comportamiento de las economías de destino de la exportación, también depende de la cotización de los precios internacionales de los alimentos, que son hechos fuera de nuestro alcance de influencia, sin posibilidad que los países se conviertan en los verdaderos dueños de su producción.

La segunda camada de dependencia brasileña tiene que ver con las inversiones extranjeras privadas hechas en la economía brasileña. Desde los años setenta, con el fin del padrón dólar-ojo del Sistema de Bretton Woods, los capitales internacionales, beneficiados por la exponente liquidez propiciada por la crisis del petróleo de los años setenta, se han movido por todo el globo terrestre y ha fomentado la creencia de que la inversión exterior es un elemento fundamental para alcanzar el desarrollo de las economías “emergentes”, o sea, si tomamos en cuenta esta concepción, verificaríamos que la propia emergencia (país emergente) es un fenómeno que no está en nuestras manos, pero si en los manuales hechos en el centro sistémico.

Pues, a partir de los años 2002 (sobre todo en el segundo mandato de Lula) se incrementó la entrada de inversión privada en Brasil (sobre todo la inversión de corto plazo, hecha en papeles de la deuda y en mercado de capitales). Sobre eso, aunque hay una “ola de optimismo”, lo que la mayoría de los analistas se olvida de poner en cuenta es que la inversión privada no es un regalo (como fue el Plan Marshall a Alemania, o la ayuda económica de EEUU a Corea del Sur o Japón). El retorno de la inversión extranjera que viene después de un tiempo de maturación – que es la diferencia de tiempo entre la entrada y la realización de ganancias expresivas – retorna a los mercados de origen, revelando así su naturaleza contradictoria: las ganancias que son obtenidas en el mercado periférico, son realizadas en moneda nacional periférica, pero, para que estas ganancias sean reincorporadas a la economía de los países desarrollados, ellas tienen que convertirse en “moneda internacional[2]”. Eso configura una verdadera “directiva del retorno del capital”.

De ahí que las dos camadas se encuentran y se convierten en un problema esencial de la economía brasileña: la salida líquida de capitales (que vuelven en la forma de ganancias) y la menor recaudación con las exportaciones (que por consecuencia de mercados terceros disminuye tanto en cantidad cuanto en calidad) ponen en riesgo el programa de la integración, una vez que este mismo programa no está basado en la ruptura con la dependencia económica, pero solamente en una coyuntura favorable para los productos primarios y en la cual el capital financiero buscó salidos para incrementar su remuneración.

Así que seguimos, todavía, dependientes del movimiento de los capitales y de las decisiones tomadas en otra realidad (decisiones de las hegemonías capitalistas). De manera que sigue valiendo para nosotros el pensamiento de Don Quijote: “Venturoso aquel a quien el cielo dio un pedazo de pan sin que le quede obligación de agradecerlo a otro que al mismo cielo”.

_____________________________________________________________________________________________________

[1](Banco Nacional del Desarrollo Económico y Social).

[2] De hecho los intentos de creación de una moneda internacional – sobretodo el intento del economista británico John Maynard Keynes, en la conferencia de Bretton Woods, en 1944 – no tuvo éxito. Para comprender el fracaso de los intentos del establecimiento de una moneda internacional, hay que observar que el sistema capitalista siempre sigue una dinámica de constante expansión, generalmente la expansión depende un “hegemonía” que tenga la capacidad de crear estabilidad para el capital. Esta hegemonía – que no llega a realizar como un imperio – crea instituciones que estabilizan la precaria y desigual orden capitalista: la moneda nacional de esta hegemonía pasa a convertirse en un “bien” internacional, como pasó con la libra esterlina, el dólar.

Ucrania y la lucha por un nuevo orden internacional

Francisco Narrea

Por: Francisco Narrea (PUCP)

El 2012, durante el debate presidencial entre Barack Obama y Mitt Romney, el entonces candidato republicano afirmó que Rusia era el principal enemigo geopolítico de los Estados Unidos, ante lo cual, Obama afirmó que la Guerra Fría había terminado hace 20 años. No han sido pocas las advertencias sobre el peligro latente en la zona del Mar Negro: El 2008, la entonces candidata republicana a la vicepresidencia de los Estados Unidos, Sarah Palin, dijo que “la reacción del senador Obama ante la invasión rusa de Giorgia fue de indecisión y que ello podía alentar a Rusia a invadir Ucrania”, hecho que la hizo merecedora de diversas críticas.[1]

El conflicto en Ucrania, que enfrenta a Rusia con las potencias occidentales, será un hito que consolidará el poder y orden internacional que Occidente instauró desde la postguerra o, por el contrario, generará un precedente y punto de inflexión en la historia.

El sistema internacional actual tiene su origen en la victoria de los aliados al finalizar la Segunda Guerra Mundial y en la firma de la Carta de las Naciones Unidas en San Francisco, 1945. Tras la caída de la URSS, Occidente pudo proyectar su poder en cualquier rincón del globo, sin encontrar resistencia significativa; tal fue el caso de la guerra de Irak. No obstante, el repentino surgimiento de los países BRICS y la crisis económica que desde hace unos años impera en Occidente, ha significado una relativa decadencia de los países del G7, frente a potencias emergentes como Rusia y China. Ante la aparente anarquía que se avizora en el sistema internacional, encontramos a aquellas potencias del G7 que buscan mantener el statu quo frente a potencias emergentes que buscan tener mayor protagonismo en las decisiones globales.

Tanto Rusia como los EEUU tienen intereses geoestratégicos en Ucrania. En términos geopolíticos, Rusia es un país mediterráneo. Su costa entre Murmansk y Vladivostok es prácticamente inservible para el desarrollo de su poder naval, ya que la zona del ártico se congela durante medio año; del mismo modo, el Mar Báltico es controlado por los países europeos y el Mar de Japón lo es por Corea del Sur, Japón y los Estados Unidos. Por ello, Rusia siempre buscó conquistar puertos de aguas tibias, siendo Catalina II de Rusia quien conquistó Crimea en el año 1783. De esta manera, la zona de Crimea, que concentra el 70% de la infraestructura naval rusa en el Mar Negro y las zonas rusófonas de Ucrania, se vuelven fundamentales para los intereses rusos y así contrarrestar la presencia de la OTAN en Turquía.

Del mismo modo, para los EEUU, Ucrania es un punto geoestratégico importante, pues es por ahí se dirige el gas ruso a Europa. Los EEUU, buscan controlar las rutas de suministro energético del mundo y tener mayor poder de coerción a sus rivales China y Rusia. A esto se suma que, si los EEUU permiten que Rusia anexe territorios de Ucrania, esto sentará un mal precedente para aquellos países que reclamen zonas justificándose en la composición étnica. Del mismo modo, significará que los EEUU no pudieron cumplir su compromiso de garante de la integridad territorial ante un tratado de desnuclearización. [2]

Ante esta situación, el conflicto de Ucrania, plantea un reto, tanto para los EEUU como para Rusia: ambos países pueden cooperar para beneficio de todos o enfrascarse en una competencia suma-cero en la que uno gana y otro pierde. Desde la perspectiva de Mearsheimer, la anarquía del sistema internacional lleva a los Estados a competir por la supremacía en una carrera sin final[3]. Es así que “una superpotencia que no se ocupa de la búsqueda racional de la hegemonía inevitablemente pone en riesgo su supervivencia”[4]. La única garantía total de supervivencia, en un sistema anárquico, es la supremacía y no el equilibrio. Entonces, sería difícil para los EEUU y Rusia dejar del lado el juego suma-cero en Ucrania. Asimismo, Rusia tiene ventajas que inclinan la balanza a su favor. La población ucraniana se divide en dos bloques principales: ruso hablantes por el este y los que hablan ucraniano por el oeste. Son nueve las regiones con mayoría “rusa”, siendo Donetsk la que tiene más población ruso parlante actualmente luego de la anexión de Crimea al país soviético.

Estas regiones apoyan la intervención rusa y su anexión a dicho país y son aquellas en que el ex presidente proruso Viktor Yanukovych obtuvo mayoría de votos.[5] Por otro lado, según el World Fact Book de la CIA y reportes de defensa del gobierno Ucraniano, Rusia sobrepasa notoriamente en gastos militares a Ucrania: En el 2012, el gobierno ruso gastó alrededor de 78 mil millones de dólares en sus milicias, mientras que Ucrania sólo ha invertido 1600 millones de dólares.[6] Además, las fuerzas armadas ucranianas no mantienen una cohesión y moral fuerte como las rusas y han presenciado numerosas deserciones.

Subestimar las capacidades rusas, ha sido un error caro para los Estados Unidos. Si bien la OTAN está recuperando notoriedad ante la amenaza rusa, también está dividida por la dependencia del gas ruso. Occidente se encuentra quizás ante el primer gran desafío al orden internacional de la post guerra mundial. Los EEUU están viendo amenazada su credibilidad así como su capacidad de defender a sus aliados. Atrás queda el triunfalismo que siguió a la derrota geopolítica de la URSS y postulados como “el fin de la historia”.

_____________________________________________________________________________________________________

[1] http://noticias.terra.com/internacional/la-crisis-en-ucrania-pone-a-prueba-el-liderazgo-internacional-de-obama,00bc7195f2e84410VgnCLD2000000ec6eb0aRCRD.html

[2] http://www.eluniversal.com/internacional/140303/un-acuerdo-firmado-el-1994-garantiza-la-integridad-de-ucrania

[3] MEARSHEIMER, John. “The tragedy of great power politics”. New York, W. W. Norton & Company, 2003.

[4] Ib

[5] http://mexico.cnn.com/mundo/2014/02/27/la-division-en-ucrania

[6] World Fact Book de la CIA

Cuba abre sus puertas a la inversión extranjera

Laura Tineo

Por: Laura Tineo

A principios del 2008 el gobierno cubano de Raúl Castro inició una serie de reformas económicas entre las cuales se encuentran el libre acceso a los hoteles, la renta de automóviles y la libre venta de teléfonos celulares. En el 2009, el gobierno avanzó permitiendo el acceso libre a internet. Mientras que desde el 2012 la isla caribeña implementó la reforma migratoria que eliminó el permiso de salida que los cubanos necesitaban para viajar al extranjero, así como la eliminación de la preceptiva carta de invitación. En el 2013, estas reformas prosiguieron con la autorización de venta libre de vehículos a precios de mercado con el propósito de mejorar el transporte público y eliminar el mercado negro en este sector, ya que anteriormente dicho comercio se encontraba prohibido sin un permiso especial.

De esta forma es como vemos que Cuba atravesó por una serie de cambios que incluyeron la desregulación de empresas del Estado y el estímulo a la inversión extranjera que aportaron tecnología, financiamiento, mercado y empleo. Esto  permitió que las empresas estatales se queden con el 50% de sus ganancias, después de impuestos, y que las reinviertan en los procesos de producción. Hasta ahora, todas las ganancias obtenidas por las empresas estatales son administradas por el Gobierno, que a su vez controla el gasto y la distribución de estos recursos.

Desde este año, Cuba se lanzó la ley de inversión extranjera, la cual plantea: “ofrecer mayores incentivos a esta y asegurar que la atracción del capital extranjero contribuya eficazmente a los ob­jetivos del desarrollo económico sostenible del país y a la recuperación de la economía nacional, sobre la base de la protección y el uso racional de los recursos hu­manos y naturales y del respeto a la soberanía e independencia na­cionales.”

De esta forma Cuba establece la propiedad de empresas mixtas, sociedades y asociaciones económicas. También prevé, con respecto a la propiedad estatal, con las garantías de los inversionistas, los sectores destinatarios de inversiones ex­tran­jeras, las modalidades que pue­den adoptar estas, las inversiones en bienes inmuebles, los aportes y su valoración, así como el régimen para su negociación y autorización.

Por un lado, establece el régimen bancario, el de exportación e importación, el laboral, el tributario, el de reservas y seguros y el de registro e información fi­nan­ciera. Por otro lado, las normas relativas a la protección del medio ambiente, el uso racional de los recursos naturales, la protección a la innovación científica y tecnológica. Esto se da gracias a que se viene instituyendo las acciones de control a la inversión extranjera y el régimen de solución de conflictos. Esto nos plantea una pregunta: ¿Será qué estamos presenciando el inicio de un nuevo modelo chino?

Si bien Cuba ocupa el puesto 176 de un conjunto de 177 países para los que se elabora el índice de libertad económica 2014 de la Fundación Heritage lo cierto es que se puede apreciar una mejora en relación al año anterior. Sin embargo, las drásticas restricciones del gobierno siguen constituyendo una fuerte traba para el progreso de la nación. Por lo cual, un cubano aún se encuentra prohibido, por ejemplo, de permanecer más de 3 días en una ciudad que no sea la suya, (sí, se puede ser un cubano ilegal dentro de la misma Cuba).

Tampoco se tiene acceso a la educación si eres hijo de un disidente del gobierno o simplemente, si no cumples los estándares cubanos, no tienes opción para elegir la carrera de tu vocación. Es así como, si bien que estas reformas económicas benefician las relaciones externas y la economía de Cuba, ¿Cuándo iniciarán las políticas que realmente generen un impacto en la población cubana sin vulnerar sus derechos fundamentales más básicos? Eso, está por verse.

Matrimonio, religión y diversidad sexual: La evolución del caso inglés

Gabriel Tristán

Por: Gabriel Tristán

En estos últimos días, el tema de agenda pública ha sido el debate de la Unión Civil no matrimonial de personas del mismo sexo en el Perú. Frente a este tema han venido surgiendo distintas posturas explicando el por qué debería o no aprobarse esta propuesta. Las personas que están a favor indican que beneficiaría a miles de parejas del mismo sexo que conviven juntas, garantizaría los derechos fundamentales de esas personas y visibilizaría la diversidad sexual que existe en nuestro país. Los que están en contra sugieren que la Unión Civil atentaría contra la moral, las buenas costumbres, lo que se expresa en la Biblia y que este es un paso más  para la aprobación del matrimonio homosexual en el Perú.

Frente a la última postura es en torno a la que me gustaría centrarme un momento: ¿Es la religión un condicionante para la no aprobación de los derechos de personas con distinta opción sexual? ¿Son todas las variantes de la religión cristiana contrarias a la diversidad sexual validada por el Estado?

Aprobación del matrimonio homosexual en Inglaterra:

“Creo que la Iglesia ha reaccionado aceptando plenamente que es la ley, y el sábado tendría que seguir demostrando, en palabra y acción, el amor de Cristo por cada ser humano” [1] Justin Welby, Arzobispo de Canterbury.

Hace un par de semanas se ha aprobado el matrimonio homosexual en Inglaterra. Si bien la medida ha generado polémica en la casa de Bbispos (House of Bishops), la mayoría de autoridades eclesiásticas han acatado la ley que brinda la posibilidad de que parejas homosexuales puedan casarse en ayuntamientos y templos religiosos que lo autoricen[2]. Lo que sorprende de esta medida, es que Inglaterra era un país donde hace menos de diez años estaban penadas las demostraciones de cariño entre personas del mismo sexo.

Para tener un poco más claro este tema, veremos el proceso de aprobación de leyes en favor de la diversidad sexual en Inglaterra. El primer paso fue una directiva de la Unión Europea que prohibía la discriminación laboral de personas con distinta orientación sexual en el 2003. El segundo paso fue dado en mayo del 2004 cuando se estableció como agravante cualquier delito de hostilidad por orientación sexual (Criminal Justice Act). El tercer paso, fue la aprobación de la Unión Civil entre personas del mismo sexo, con un valor igual al del matrimonio en noviembre del mismo año. El cuarto paso, previo a la aprobación del matrimonio, es que en abril del 2007 entró en vigor la ley de igualdad de orientación sexual. Esta ley prohibía cualquier tipo de discriminación en función a la orientación sexual a la hora de hacer un intercambio de bienes y servicios[3].

En cada uno de estos pasos la iglesia anglicana presentó, inicialmente, una postura de disconformidad frente a las medidas establecidas. Sin embargo, esta terminó aceptando la importancia de reconocer a personas con distinta opción sexual, como iguales a sus pares heterosexuales. Esta tolerancia presente en varias autoridades eclesiásticas inglesas ha generado que la sociedad en general disminuya la tasa de violencia hacia la diversidad sexual.

Una teoría que podríamos generar acerca de la tolerancia de la iglesia, estaría basada en la fuerza con la cual el Estado ha logrado presentar los derechos de las personas como algo más importante que cualquier creencia religiosa. En palabras del primer ministro conservador David Cameron: “En Gran Bretaña ya no importará si eres heterosexual u homosexual, el Estado reconocerá como igual tu relación[4]. Al tener autoridades convencidas de un proyecto de derechos e igualdad para todos (noción de poder de Duverger), cualquier otro órgano dentro del Estado (véase la iglesia) se verá influenciado por este.

Finalmente, lo que se quiere demostrar es que la religión y la diversidad sexual no son aspectos que estén separados sin posibilidad de cambio, sino que es un proceso de aceptación y tolerancia hacia personas diferentes al patrón heteronormativo (creencia de que solo lo heterosexual es lo normal). Si logramos formar un Estado que defienda los derechos de las minorías (como en Inglaterra), entonces cualquier otra entidad tendrá que adaptarse.

 _____________________________________________________________________________________________________

[1] http://elcomercio.pe/mundo/europa/matrimonios-homosexuales-ya-son-legales-gran-bretana-noticia-1719113

[2] http://www.20minutos.es/noticia/2099240/0/ley-matrimonio-homosexual/entra-vigor/inglaterra-gales/

[3] http://es.wikipedia.org/wiki/Homosexualidad_en_el_Reino_Unido

[4] http://m.ntn24.com/article.php?url=/node/126622

 

Elecciones en Chile: Cambiando de todo un poco

GABRIEL 2

Por: Gabriel Tristán

Las elecciones en Chile celebradas el día de ayer nos han dejado muchas cosas interesantes que analizar. La no victoria de Michelle Bachelet en primera vuelta, la llegada de ex representantes estudiantiles a la cámara diputados y el hecho histórico de que dos mujeres pasen a balotaje (término francés adoptado en nuestro vecino para nombrar a la segunda vuelta) han sido parte de esta jornada electoral. En las siguientes líneas trataremos de analizar estos hechos y que precedentes podrían determinar en nuestra concepción de “política”.

Mujeres al poder

“La igualdad de género tiene que ser una realidad vivida” (Michelle Bachelet)

En primer lugar tenemos el casi triunfo de Bachelet en primera vuelta. La coalición socialista estuvo a 3% de lograr ser la lista ganadora en primera vuelta. Sin embargo, le sacó una ventaja de más de 20% a su más cercana competidora Evelyn Matthei que representa al oficialismo. A pesar de lo amplia que esta ventaja logra parecer, se debe tomar en cuenta que las elecciones en Chile son opcionales. A las urnas acudió menos del 50%, lo cual significa que aún existe alguna posibilidad que en balotaje pueda dar la sorpresa la candidata del partido de gobierno.

Analizando el perfil de las postulantes para el sillón presidencial, estamos frente a un hecho curioso en el país de la estrella solitaria e incluso en Latinoamérica: es la primera vez que dos mujeres compiten en una segunda vuelta por llegar al poder. Si bien ambas candidatas representan dos tendencias o posturas distintas, ambas son ejemplo de mujeres aguerridas que de distintas formas han batallado para llegar al lugar donde están.

Por el lado de Michelle Bachelet, tenemos a una ex directora de ONU mujeres que viene a concretar y terminar lo que dejo hace 4 años atrás. El gran colchón de popularidad con el que se retiró al acabar su gobierno (cerca de 80%) determinó la buena aceptación cuando anunció su postulación. Entre sus principales propuestas de campaña se ha propuesto poner en práctica un mejor sistema de salud, educación gratuita y de calidad para todos y cerrar la brecha de desigualdad que viene aquejando el país. En el discurso de cierre de la candidata de la coalición socialista, ella expresó su deseo de ganar en primera vuelta “porque hay mucho que hacer, hay grandes problemas que no pueden seguir esperando”. Lamentablemente para ella, tendrán que esperar un mes más para ver el desenlace de esta historia.

La candidata del UDI (Unión democrática independiente) y representante del actual gobierno, Evelyn Matthei, llegó a esta segunda vuelta con una amplia diferencia por superar. La ex ministra de trabajo ha llegado a esta instancia gracias a las renuncias de los otros candidatos de la derecha y ha tenido el constante apoyo de la primera dama en la campaña. Los planes que propuso en su campaña fueron un cambio en el sistema educativo donde los mejores profesores reciban subvenciones y los niños puedan acceder a la educación de manera gratuita. También contempló una disminución de los impuestos para reducir la desigualdad. En declaraciones previas a las elecciones, Matthei criticó el planteamiento económico que planteaba su principal adversaria señalando que ello menguaría la estabilidad económica y social. Si bien la candidata de la derecha asume con felicidad su llegada a segunda vuelta, sabe bien que la ventaja la tiene su adversaria del partido socialista.

 

La fuerza de los dirigentes universitarios

“…Salimos a la calle para decir que la juventud no era esa juventud apática, apolítica o despolitizada, individualista, consumista; que solo se preocupaba por su éxito individual…” (Camila Vallejo)

Si hubo algo en lo que los candidatos al sillón presidencial chileno se preocuparon más, fue en plantear propuestas alternativas al problema educativo. Chile es el país latinoamericano donde la educación tiene el más alto costo. Los padres se endeudan de manera increíble para poder costear los estudios superiores de sus hijos. Frente a esta situación, fue que surgieron distintas protestas y marchas organizadas por varios universitarios en busca de una solución a este problema.

Si logramos mirar en retrospectiva, es este suceso en particular el que hizo tambalear la alta popularidad que hasta ese entonces tenía el presidente Piñera. Las manifestaciones estudiantiles comandadas por Camila Vallejo (dirigente estudiantil de la Universidad de Chile) y Giorgio Jackson (dirigente estudiantil de la Católica de Chile) lograron generar una conciencia crítica de la calidad y costo de la educación que estaban recibiendo.

Esta nueva fuerza que le impregnaron estos estudiantes a la política de su país ha determinado un gran apoyo de la población para estas jóvenes promesas. De los 6 postulantes a la cámara de diputados, 4 lograron obtener un escaño. Camila Vallejo, Karol Cariola (ambas del Partido Comunista), Giorgio Jackson (del partido Revolución Democrática) y Gabriel Boric (de Izquierda Autónoma) llegaron para impulsar cambios en la educación ya no desde las calles, sino ocupando un escaño en la cámara de diputados.

Finalmente, estas elecciones chilenas nos han dejado interesantes reflexiones con respecto al poder femenino en las presidenciales chilenas y esta nueva fuerza que están representando los estudiantes universitarios en la política de este país. El oficialismo y la izquierda lucharán por llegar de nuevo al poder, en un mes más veremos cuál es la decisión final en el país de la estrella solitaria.