Archivo de la categoría: Conflictos Sociales

Un futuro incierto: ¿Qué ocurrirá con los proyectos mineros luego de las elecciones?

Liz VilaPor: Liz Vila

Luego del panorama electoral que se vivió en nuestro país hace un par de semanas, los resultados de las Elecciones Regionales y Municipales han llevado a reflexionar a la población sobre muchos temas. Entre ellos, un asunto de gran preocupación gira en torno a los presidentes regionales que mantienen procesos judiciales pendientes por delitos contra la administración pública, presuntas vinculaciones con el narcotráfico, entre otros.[1]

Además de ello, algunos candidatos, hoy electos, han mostrado en varias oportunidades un rechazo expreso a la inversión minera en sus regiones. Un caso emblemático es el de Cajamarca. En dicha región, el alcalde electo lideró la oposición al proyecto minero Conga, el cual se encuentra suspendido desde el año 2011, luego de varias movilizaciones y protestas sociales.  Al respecto, cabe recordar que la ejecución de dicho proyecto conllevaría a una inversión de US$5.000 millones por parte de la empresa minera Yanacocha[2].

Este escenario también se presenta en otras “regiones mineras” como Moquegua, Apurímac y Puno, donde al menos uno de los dos candidatos a ser electo presidente regional, presenta una posición radical contra la minería[3].

Bajo dicho contexto, es oportuno preguntarnos ¿cuál será el futuro de la minería en dichas regiones? En relación a Cajamarca, la situación es bastante contradictoria y existen diferentes posturas que parecen avecinar posibles escenarios de violencia. Por un lado, el partido electo por la región de Cajamarca mantiene su postura contraria a la inversión minera; mientras que en la provincia de Cajamarca, el alcalde electo, Manuel Becerra Vílchez, ha manifestado, en recientes declaraciones, su respaldo a la concretización de los proyectos mineros que se encuentran pendientes en la zona[4].

En medio de dichas posturas contradictorias y con un futuro escenario de economía en desaceleración para los últimos meses de este año, se hace necesario revisar las normas que regulan el proceso electoral y que, pese a que los candidatos tengan pendientes procesos judiciales, se les permite postular a las elecciones[5].

Asimismo, se advierte la necesidad de realizar acciones en pro de la prevención de posibles escenarios de violencia, especialmente, en aquellas zonas donde las posiciones radicales son aún más fuertes, para lo cual se debería realizar un monitoreo por regiones tomando en cuenta las posiciones de los alcaldes electos, así como las posturas de los otros actores involucrados, todo ello en aras de buscar el bienestar social de dichas regiones así como el desarrollo de éstas.

_______________________________________________________________________________________________________

[1]Perú 21: “Perú: Varias autoridades electas estarían ligadas al narcotráfico”. [En línea]. http://peru21.pe/politica/varias-autoridades-electas-estarian-ligadas-al-narcotrafico-2201179. [Consulta: 19 de octubre de 2014].

La República: “22 presidentes regionales tienen procesos judiciales”. [En línea]. http://www.larepublica.pe/25-09-2014/22-presidentes-regionales-tienen-procesos-judiciales [Consulta: 18 de octubre de 2014].

[2] Perú 21: “Yanacocha seguirá invirtiendo en Perú pese a reelección de Gregorio Santos”.[En línea]. http://peru21.pe/politica/yanacocha-seguira-invirtiendo-peru-pese-reeleccion-gregorio-santos-2200893 [Consulta: 15 de octubre de 2014].

[3] Diario El Comercio: “Cajamarca, la única región en jaque tras las elecciones”. [En línea]. http://elcomercio.pe/economia/peru/cajamarca-unica-region-jaque-elecciones-noticia-1762231 [Consulta: 15 de octubre de 2014].

[4] Diario El Comercio: “En Cajamarca aún puede haber proyectos mineros”. [En línea]. http://elcomercio.pe/peru/cajamarca/cajamarca-aun-pueden-proyectos-mineros-noticia-1764369 [Consulta: 18 de octubre de 2014].

[5] Sobre este punto, el día de ayer se tomó noticia de que el Pleno del Parlamento Nacional aprobó en primera votación el proyecto de reforma constitucional que prohíbe la reelección de presidentes regionales y alcaldes, quedando pendiente una segunda votación para el día 10 de marzo del 2015. Sin embargo, todavía quedaría abierta la discusión acerca de la postulación de aquellas autoridades que tengan procesos judiciales en curso o que se encuentren en prisión preventiva. Véase más en: RPP Noticias: “Congreso aprueba la no reelección de presidentes regionales y alcaldes”. [En línea]. http://www.rpp.com.pe/2014-10-23-congreso-aprueba-la-no-reeleccion-de-presidentes-regionales-y-alcaldes-noticia_736272.html [Consulta: 23 de octubre de 2014].

22 años de Post – Conflicto Armado: ¿Y ahora qué?

Jasmin Puma

Por: Jasmin Puma Carbonell

El 12 de setiembre se recordó, como alguna fecha cívica más del calendario, los 22 años de la captura del líder del Partido Comunista del Perú – Sendero Luminoso (PCP- SL) Abimael Guzmán Reynoso, triste personaje que pasará a la historia no por hechos significativos sino por ser uno de los más grandes criminales del territorio y dirigir uno de los actos más sistemáticos de violación a los Derechos Humanos del país. Frente a todos los hechos recordados, y más de dos décadas de doloroso conflicto, queda plantearse 2 preguntas sensatas: ¿cuáles fueron las causas que produjeron el surgimiento de Sendero?, ¿fue la captura la derrota definitiva de sendero?

Génesis del terror

Cuando se habla de causas-en general- se refiere a las condiciones que propicia un accionar consciente si se habla de un individuo. El Perú de los 80’s  es tan complejo como su dimensión misma, demasiada polarización social como masas disgregadas en todo el territorio caracterizadas por la ausencia del Estado –principalmente- en la zona sur de la sierra peruana.

 No es difícil entender, entonces, que Sendero haya tenido una considerable presencia en estas zonas como en Ayacucho, en base a un discurso progresista y de reivindicación social que incitaba a cualquier accionar inclusive una revolución.

Carlos Iván Degregori lo menciona: “Eran jóvenes política y socialmente “disponibles”, que en los colegios habían sido expuestos al discurso senderista, o por lo menos a lo que Portocarrero y Oliart (1989) denominan “idea crítica del Perú”, cuestionadora del orden de una manera confrontacional pero autoritaria[1].

Estos jóvenes creían en el surgimiento de una sociedad más equitativa y menos desigual. La construcción de la república popular de nueva democracia no podía sino resultar de una violenta guerra revolucionaria conducida por un ejército guerrillero popular. Sus acciones estarían encaminadas a la conquista militar de bases, desde el campo a la ciudad, donde se establecerían “atravesando baños de sangre”, comités populares en el campo y movimientos revolucionarios de defensa del pueblo en las ciudades, a cargo de comisarios como concreciones del nuevo estado.[2]

 No obstante, otras de las causas que se podrían mencionar, y no menos importante, es la débil democracia vivida en esos años sumados con el debilitamiento de los partidos políticos –tanto de izquierda como de derecha- o la nula presencia en el territorio político, con una democracia a medias y con partidos débiles que le hagan un real frente a Sendero. Por ello, fue lógico que las ideas propugnadas por estos últimos hayan calado tanto en sus militantes. Así mismo, Sendero elabora su discurso programático en base a las carencias sociales y políticas de la realidad peruana vivida en esos años, sumados con descontentos sociales y los abismos sociales que cierto sector social se encargó de marcar. Las condiciones estaban dadas, el camino estaba hecho: las sendas de la lucha popular estaban instauradas, todo ya estaba planeado para una revolución.

Captura y derrota: una dicotomía perenne

Cuando Sendero Luminoso inició su lucha popular solo se limitó a ejercerla en zonas alejadas, zonas accidentadas del Perú con el fin de aumentar su militancia y aumentar su ejército popular. Esto originó una oleada de inmigraciones debido al miedo y al asesinato sistemático que se ejercía en aquellas zonas. Los deudos de las familias o las pocas personas que lograron huir de aquella prisión territorial y establecerse en zonas aledañas a su territorio o cualquier otro pero fuera del alcance de Sendero Luminoso.

Pronto el accionar senderista se hizo notar en la capital mediante los coches bombas, los estallidos de corrientes eléctricas pintas subversivas que comunicaban que su accionar estaba en pleno auge. El gobierno del presidente Fujimori se vio en la necesidad de crear un comando de inteligencia que lograra capturar al líder de estas acciones, ya que se sabía de la presencia de Abimael y su cúpula en unos de los distritos más pudientes de la capital. Así se formaron dos grupos  anexos a la Policía con la finalidad de capturar a la cúpula senderista: la Dincote (Dirección Nacional Contra el Terrorismo) y el GEIN (Grupo Especial de Inteligencia).

Tras 29 meses de arduo seguimiento hacia personas allegadas a la casa de Surquillo, lugar donde Abimael demarcaba la línea de accionar de Sendero, se logró capturar al líder senderista mediante la llamada “Operación Victoria”, gracias al trabajo conjunto y valeroso de los agentes  del GEIN y de la DINCOTE, dirigida bajo el general Ketín Vidal. El terrorista más buscado “Abimael Guzmán” se encontraba  en ese momento indefenso, inocuo, confundido, mirada que daba al vacío; era consciente de que su guerra popular había llegado a su fin.El saldo fue lamentable, hubo víctimas de ambos lados tanto de Sendero como del Estado, hecho por lo cual el último es un tema en investigación ya que hubo abuso de autoridad y eliminación de campesinos a manos de militares sin ningún fundamento; estos familiares siguen en su batalla solitaria en busca de justicia y que hasta el día de hoy la siguen buscando.

El informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación estima que la cantidad de víctimas inocentes en este conflicto son de aproximadamente 69,280 personas y que Ayacucho registra el 40% del total de víctimas desaparecidas:la cifra más probable de víctimas fatales de la violencia es de 69,280 personas. Estas cifras superan el número de pérdidas humanas sufridas por el Perú en todas las guerras externas y guerras civiles ocurridas en sus 182 años de vida independiente”.… “en el departamento andino de Ayacucho se concentra más del 40 por ciento de muertos y desaparecidos reportados a la CVR. Al sumar a ello las víctimas consignadas por la CVR en los departamentos de Junín, Huánuco, Huancavelica, Apurímac y San Martín se llega al 85 por ciento de las víctimas registradas[3]”.

 Después de 22 años de dolorosa experiencia, ¿cabe admitir la derrota definitiva de Sendero Luminoso en base a la prisión permanente de su líder? La respuesta es negativa y gran parte de esa culpa la tenemos todos nosotros como sociedad. Nos cuesta mucho plantear el problema de fondo, hablar de la real dimensión de este conflicto y estamos pagando caro- 22 años después- todo esto. Es claro que Sendero Luminoso nunca se disolvió, la cúpula en prisión no asegura una victoria definitiva ya que estos habían formado cuadros políticos desde sus inicios y son -justamente- estos los que hoy en día de circunscriben bajo la fachada de agrupación política llamada Movadef y que reclama reconciliación nacional y el cierre de las heridas.

 La voluntad del Movadef de querer participar en el escenario político no es espontáneo y su discurso de la reconciliación no es novedad; ellos quieren imitar de manera totalmente errada lo ocurrido en países como el Brasil y Uruguay cuyos líderes fueron personajes sumergidos en las guerrillas, terminando estos siendo presidentes de su nación con gran reconocimiento por parte de su sociedad. ¿Por qué esto no puede ocurrir en el Perú?, ¿por qué el Movadef no deslinda de sus principales postulados, no abandona la idea de lucha, no cambia el discurso totalmente radical y finalmente porque no abandona ideas fundamentalistas en su programa político? Nos queda, entonces, que el Estado propicie y cree espacios de discusión y difusión del conflicto vivido, experiencias expuestas, las heridas sanan cuando se analiza su real dimensión; crecer como sociedad, actuar como sociedad, es la finalidad de hoy.

 ______________________________________________________________________________________________________

[1] Degregori, Carlos Iván: “Cosechando tempestades: la derrota de Sendero Luminoso en Ayacucho”. IEP-1998

[2] Bonilla, Heraclio: “Sendero Luminoso en la encrucijada política del Perú”. Revista Nómadas.

[3] Conclusiones generales del informe de la CVR: http://www.cverdad.org.pe/index.php

¿Se acabaron los conflictos?: Necesidad del enfoque preventivo para la gestión de conflictos mineros

Liz Vila

Por: Liz Vila

En el último mensaje a la Nación, el Presidente Ollanta Humala Tasso priorizó el trabajo en los sectores de salud, educación y seguridad. Así, también el tema de inversiones mineras fue mencionado, expresamente, en el caso del mega-proyecto minero Tía María, ubicado en Arequipa, a efectos de continuar el crecimiento sostenible de nuestra economía.

De acuerdo al último Informe Técnico del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI)[1], el crecimiento económico es menor al esperado. Esto se puede deber al bajo crecimiento que han tenido las industrias extractivas, entre las que destaca la minería, pese a ello, su importancia no ha sido menoscabada.

Tal es el caso del Proyecto Tía María, como uno de los más resaltantes a nivel mediático; no obstante, su importancia económica se ve empañada por un escenario de conflictos sociales que incluso han llegado a desarrollarse con violencia. Uno de estos episodios de violencia ocurrió en el mes de abril del 2011, donde un enfrentamiento entre manifestantes y la Policía Nacional del Perú tuvo como consecuencia la muerte de dos personas y cincuenta heridos, aproximadamente.

El pasado 01 de agosto, la Dirección General de Asuntos Ambientales Mineros del MINEM, con Resolución Directoral N° 392-2014-MEM-DGAAM aprobó el EIA del proyecto minero Tía María, documento que tuvo un total de 6983 observaciones desde su creación, las cuales aún no han sido absueltas en su totalidad[2]. A consecuencia de ello, se ha generado una gran controversia en torno a la adopción de dicha medida así como una expresa oposición en la zona. Ante esto, los medios de comunicación local informaron que los agricultores y dirigentes del Valle del Tambo y de la provincia de Islay[3], anunciaron una movilización para las próximas semanas.

Bajo ese contexto, llama la atención las últimas declaraciones del actual ministro de Energía y Minas, Eledoro Mayorga, quien el 12 de agosto del presente, señaló que “(…) en el sector minero-energético del Perú no hay situaciones de crisis por conflictos sociales que afecten el desarrollo de proyectos de inversión.”[4]

Es así que estas situaciones contradictorias nos llevan a pensar, ¿qué es necesario para las políticas públicas en materia de conflictos? No es necesario ir muy lejos para conocer una respuesta, ya que desde hace mucho se ha recomendado incorporar un factor preventivo en la gestión de conflictos.

En ese sentido, el Estado tiene el deber de coadyuvar al mantenimiento del orden y el bienestar social en dicha región comenzando por una idónea actuación ante las movilizaciones sociales de la población, evitando así la generación de nuevos episodios de violencia, lo cual debe ser reforzado por una adecuada búsqueda de la “licencia social” por parte de la empresa.

Para ello, resulta necesario un cambio en la adopción de este conflicto, tomando en cuenta los actores involucrados, la gran cantidad de episodios de violencia que se produjeron en el pasado, las expectativas de la comunidad por los compromisos asumidos por la empresa durante la etapa de elaboración del EIA, la apertura de espacios de diálogo y de participación ciudadana, comités de vigilancia y, sobre todo, la difusión de información verídica a la población sobre los efectos y alcances del EIA del proyecto minero.

Finalmente, debemos recordar que los conflictos sociales no son como erróneamente se creen (óbices para el desarrollo); por el contrario, son el punto de partida para la consecución de oportunidades de desarrollo y cambios. Una vez más, lo que se debe evitar es una sola cosa: la violencia.

 ______________________________________________________________________________________________________

[1] Instituto Nacional de Estadística e Informática. Informe Técnico – Producción Nacional Nº 08 – Agosto 2014. [En línea] <http://www.inei.gob.pe> [Consulta: 16 de agosto de 2014].

[2] Diario La República. “Gobierno aprueba EIA del proyecto minero Tía María”. [En línea] <http://www.larepublica.pe/05-08-2014/gobierno-aprueba-eia-del-proyecto-minero-tia-maria> [Consulta: 20 de agosto de 2014].

[3] Defensoría del Pueblo. Reporte de Conflictos Sociales N° 125 (Julio 2014). [En línea] <http://www.defensoria.gob.pe> [Consulta: 17 de agosto de 2014].

[4] Diario Gestión. “Ministro Mayorga asegura que no hay conflictividad que afecte al sector minero-energético”. [En línea] <http://gestion.pe/economia/ministro-mayorga-asegura-que-no-hay-conflictos-sociales-que-afecten-al-sector-minero-energetico-2105451> [Consulta: 17 de agosto de 2014].