Archivos Mensuales: noviembre 2014

Aire: Respirar nos puede costar

Jasmin Puma

Por: Jasmin Puma Carbonell

La contaminación en el planeta día tras día es notoria. La contaminación ha ido implementándose en todos los recursos naturales que son parte fundamental de las necesidades humanas. No hay más importante, ni menos importante en cuestiones de contaminación; dado que, de una manera u otra las consecuencias se van a resaltar y por ende nos van a afectar. El aire en los últimos días no ha pasado desapercibido por muchos estudiosos en la materia por lo que la afectación en las personas se está dando de una manera silenciosa. El aire es “gratis”, pero el aire de hoy en día ha llegado a un sin límite de contaminación tanto que puede costarnos nuestras vidas. De acuerdo con la última encuesta de Lima Cómo Vamos, el 74% considera que la congestión vehicular es uno de los más graves problemas ambientales y el 29.5% cree que es la calidad del aire. El 23 de abril, el INEI dio a conocer que la concentración de polvo atmosférico sedimentable en Lima Metropolitana fue de 15.2 t/km²/mes (7.8% mayor al mismo mes de 2013); es decir, 3.04 veces más de lo recomendado por la OMS- Organización Mundial de la Salud[1].

Percibiendo tales índices de afectación en nuestro país, es preciso cuestionarse, como medida de prevención dado que está dentro de nuestro contexto como posible suceso: ¿Qué pasaría si el aire cubre un costo por la cantidad de uso?, ¿Cuánto estaríamos dispuestos a pagar para sobrevivir?, ¿Qué acciones tomaría el estado con aquellas personas que no cuentan con la disponibilidad económica?

El medio ambiente es la principal gama de supervivencia para todo ser vivo y el aire – nitrógeno y oxigeno- son la valla para estimular vida. En algunos países ya se vio la comercialización del aire; tales como un chino vende aire puro enlatado, hace una década se inventaron en Japón, y se extendieron por Gran Bretaña, Estados Unidos y Canadá. También venden latas de oxígeno en el país de Nipón hace seis años[2]. Es menester tomar referencia esta comercialización que poco a poco se desarrolla en algunos países potencia, haciendo como breve comparación con el agua, que hace siglos atrás no era materia de comercio y ahora en la actualidad se comercializa en botellas descartables que su precio varía según el lugar. Es lamentable pensar y llegar a ese extremo pero las consecuencias son mucho mayor porque el eje motor para esta comercialización es la “contaminación”.

La contaminación va devastar con todas las necesidades humanas, la contaminación no es egotista, ni mucho menos “mala” para juzgar todas las desgracias que pasan, la contaminación es producto de toda acción humana, relevante a nuestra voluntad de ser partícipes de cada uno de nuestros actos.

 En el Perú, un comandante en retiro de la Marina de Guerra es gestor de un programa pionero para purificar el aire urbano, llamado -súper árbol-. Esta máquina está a disposición de muchas personas en algunos distritos de Lima Metropolitana[3], es una idea que puede ayudar a tener una calidad de vida, dentro de lo saludable; ya ha sido reconocido por programas internacionales en promover y concientizar el cuidado del aire.

Estando a pocos días de la cumbre COP20, que se llevara a cabo en nuestro país, las expectativas de muchos ambientales y personas en general están al margen una mejor calidad de vida, así como el cambio climático es notorio, el cambio de la contaminación ambiental también lo debe ser. El arduo trabajado que se estima en esta cumbre es tarea de todos los seres humanos, cuidemos nuestro aire, cuidemos nuestro hábitat.

__________________________________________________________________________________

[1] http://peru21.pe/actualidad/lima-mas-cinco-mil-fallecidos-contaminacion-producida-pm10-2182312

[2] http://www.veoverde.com/2012/08/cual-es-la-novedad-de-vender-aire-puro-enlatado/

[3] http://publimetro.pe/actualidad/noticia-purificador-aire-que-puede-cambiar-mundo-28604

Anuncios

COP 20 vemos, acciones inmediatas generemos

Liz Vila

Por: Liz Vila

Con el transcurrir de los meses, la ciudadanía ha ido concientizándose acerca del evento más importante en materia ambiental del presente año: la Conferencia de las Partes sobre el Cambio Climático (COP 20), la cual se llevará a cabo en nuestro país en tan sólo unas semanas. Sobre ello, debe recordarse que el cambio climático es el mayor reto que enfrenta la humanidad en el presente siglo y siendo que los terribles efectos que genera se han ido incrementando en los últimos años, urgen medidas necesarias para afrontarlo y prevenirlo. En ese sentido, se han acordado múltiples acuerdos sobre la materia, dentro del cual cabe resaltar al Protocolo de Kyoto, el cual fue aprobado en 1997[1]; además de ello, uno de los Objetivos del Milenio para el 2015 es el de garantizar la sostenibilidad del medio ambiente. Siendo así, debemos preguntarnos ¿qué hace que aún no se logren los objetivos propuestos en dichos instrumentos internacionales?, ¿cuáles son los principales retos que aún enfrentamos sobre dichos puntos? y, ¿podemos generar cambios desde nuestra posición de ciudadanos?

Para dar respuesta a dichas interrogantes, debemos tomar en consideración que éste es un tema transversal pues involucra aspectos políticos, sociales y económicos. En ese sentido, muchos creen que la solución se encuentra en la promulgación de una Ley Marco de Cambio Climático. Sin embargo, existe un eje principal que muchas veces pasa desapercibido pero que ciertamente, al involucrar a todos, tiene un peso fundamental: la actuación de la sociedad civil.

Nosotros como sociedad jugamos un rol prioritario en medio de esta coyuntura de toma de decisiones y de nuestra actuación depende, en gran medida, la preservación del medio ambiente. Por citar un ejemplo, esta será la primera vez  que los pueblos indígenas participarán en la Conferencia de las Partes, lo cual evidentemente representa un gran avance en la materia[2]. Por otro lado, se ha visto un gran despliegue de espacios de diálogo y discusión con ocasión del inicio de la COP 20, lo cual evidencia que existe un gran interés sobre el tema en distintas instancias de nuestra sociedad, dentro de la cual se resalta la labor que vienen desempeñando diversos grupos, como organizaciones, que tienen en la mayoría de casos miembros de universidades, institutos, etc.

La labor que realizan estos grupos no es exclusiva de ellos, muy por el contrario, marca un modelo de ejemplo a seguir. Los temas a ser tratados en la COP 20 no son de interés únicamente de sus participantes, es decir, a raíz de ella, éstos deben expandirse y fortalecerse. Puntos focales que debemos resaltar son los siguientes: el consumo que realizamos influye en gran medida en el medio ambiente por lo que desde ese tema cotidiano se pueden lograr grandes cambios; el rol de las universidades es crucial tanto por ser agentes de cambio mediante su actuación “sostenible” como convertirse en espacios impulsores de cambios; los puntos de diálogo y debate que se vienen dando en el marco de la COP 20 no deben culminar con la finalización de la conferencia, por el contrario, deben convertirse en un punto de partida e involucrar a mayores actores que puedan aportar sobre estos temas; la tarea de las organizaciones debe seguir orientándose hacia la protección del medio ambiente para lo cual también se deberían generar incentivos para éstas en el cumplimiento de dicho objetivo; la ley Marco sobre el Cambio Climático debería tomar en cuenta como punto fundamental la actuación de la sociedad civil, tanto en un plano global como local, lo cual conllevaría a la consecución de mejores resultados; y, finalmente, se debe seguir reforzando una mayor concientización sobre este terrible fenómeno y sus implicancias en la sociedad.

Ciertamente, el borrador al que se concluya luego de la Conferencia y de su posterior debate en la COP 21 París, puede marcar una verdadera diferencia si se conjuga tanto la actuación de los estados con el de la sociedad civil, siempre y cuando ésta logre organizarse y sobre todo fortalecer los principios en los que se basa.

Ahora bien, antes de finalizar debemos recordar una frase: “A veces creemos que el cambio climático es algo que va a pasar y la realidad es que ya está pasando”. Ahora es el momento y esta actuación nos corresponde a todos: ¡Actuemos!

 __________________________________________________________________________________

[1] Véase más en: <http://unfccc.int/resource/docs/convkp/kpspan.pdf>.

[2] La República: “Pueblos indígenas participarán por primera vez en la COP 20 en Lima”. [En línea]. <http://www.larepublica.pe/05-07-2014/pueblos-indigenas-participaran-por-primera-vez-en-la-cop20-en-lima> [Consulta: 31 de octubre de 2014].

¿Quién se llevó la brújula?

Piero Miranda

Por: Piero Miranda

Llegó Noviembre, penúltimo mes del año, y con él una serie de noticias que inundan nuestra colorida escena política nacional. El  reciente “escandalo” de Martin Belaunde Lossio debido a su vinculación con asuntos turbios que involucrarían a la pareja presidencial, los enredos del caso López Meneses, la matanza hecha por efectivos del orden en el desastroso intento de desalojo en Cajamarca, la renuncia de la Ministra de Salud Midori de Habich y también la de Francisco Boza del IPD.

Un punto aparte amerita el otrora llamado “Sheriff”, acusado por pertenecer a una organización delictiva y el mediático Ministro del Interior Daniel Urresti, un personaje tanto odiado como amado,  entre muchos otros, completan una parte de los personajes que más se hablan y aparecen en la prensa, muy aparte de los muy ocasionales congresistas y ex presidentes, al que las cámaras y flashes, son su mayor obsesión.

A todo esto, suma una actitud de indiferencia absoluta respecto a lo que se viene en estos 4 años de nueva gestión de alcaldes y presidentes regionales, pues mucho más allá de aquel tibio 5 de Octubre, solo quedó en la memoria inmediata de la ciudadanía el recuerdo de Susana Villarán continuando el corredor Azul, Castañeda Lossio criticando a la saliente gestión, la victoria de Gregorio Santos en Cajamarca y el tan mencionado segundo puesto de  Enrique Cornejo, entre otros.  Pero, ¿Hacia dónde nos llevan todas estas noticias? ¿Qué hay del papel del Gobierno?

Al inicio del Gobierno del presidente Humala, hubo un miedo desmesurado en lo que se refería a la libertad de expresión,  pues  se había corrido el rumor de que él iba a apropiarse de los medios de comunicación y usarlos como plataforma política, para afianzar la “Gran Transformación”. Sin embargo, en la actualidad, podemos observar como Ollanta Humala lo que menos controla son los medios de comunicación, y que estos, supieron posicionarse y ejercer la mayor influencia sobre la agenda del Gobierno en lo que va a la fecha.

Pero, ¿De qué forma han influido los medios de comunicación en el Gobierno de Humala? La respuesta va más allá de portadas o cámaras, pues entre el Gobierno y los medios  hay una mutua necesidad, tanto de los medios por información fresca, como del Gobierno como un canal para visibilizar las obras y acumular aprobación

Es esta misma necesidad entre ambos actores que surge una nueva forma de hacer política, la “Política de las Declaraciones”, que consiste en buscar negociar espacios públicos de gran audiencia a la prensa, para  que los actores políticos declaren frente a diversos temas, sin ser opiniones oficiales muchas, y sin haber una noticia de fondo en sí, solo dando solo su opinión moral al respecto, consiguiendo así, mantenerse en  escena política a favor o contra del Gobierno, y a la prensa conseguir los famosos “ultimominutismos” y choque de declaraciones entre políticos, que por supuesto, da mucha sintonía.

Ya estamos muy próximos a recibir nuevas autoridades en Enero del 2015, pero tal parece que eso poco o nada importa , pues se sigue dejando de lado acontecimientos relevantes acerca de cómo combatir la inseguridad en las ciudades más peligrosas del país, como promover el consenso entre presidentes regionales y el Gobierno Central para mejorar la gobernabilidad, o como mejorar la salud publica en el país, causante de tanta mortandad infantil y, que finalmente,  hacer para que la población retome la confianza en sus autoridades, desterrando el fantasma de la corrupción y del “Roba pero hace obras”.

Para siquiera pensar poner en marcha grandes reformas en el país, es necesario comenzar desde las pequeñas acciones que nos favorezcan de a pocos llegar a esta meta, que es el progreso de nuestro país, no solo en materia económica, sino también en material social y educativa. Podemos tener dudas respecto a las verdaderas intenciones de los medios de comunicación, pero de lo que no se tiene duda alguna, es de la capacidad de hacer grandes acciones, si efectivamente las autoridades y los ciudadanos todos buscan la cooperación y disposición por trabajar por un mismo fin en común reforzando la representatividad y compromiso de la población en temas de su comunidad, llegando así a conseguir engrosar el principal vinculo de la razón de ser de ambos, el desarrollo.