El gobierno nacionalista y la educación en el Perú

Andrea Silva

Por: Andrea Silva Villegas

En el discurso del presidente Ollanta Humala por Fiestas Patrias el pasado julio, hubo un anuncio que recibió muy buenas críticas por parte de los medios de comunicación, la opinión pública y la ciudadanía. Este anuncio fue el incremento de 1000 millones de soles  al presupuesto asignado para el sector educación desde el 2015. Sin embargo, a pesar de que este anuncio fue portada en muchos de los diarios y fue muy comentado en la televisión y las redes sociales, en los meses que siguieron al pronunciamiento de este anuncio, no ha habido una cobertura sobre lo qué está haciendo el gobierno en educación (aunque así ha sido siempre, los medios solo cubren las huelgas, y no lo que se hace). A continuación, hago un resumen de las diversas y principales estrategias que el gobierno está implementando para mejorar la calidad de la educación básica regular en sus tres niveles (inicial, primaria y secundaria). Desde mi punto de vista y sin ser partidaria del nacionalismo, puedo afirmar que este es uno de los gobiernos que más se ha preocupado por reformar la educación, y no solo hablo del aumento de sueldo a los maestros. Veamos.

Primero, debo recalcar que el gobierno de Ollanta Humala se ha caracterizado en el sector educación por seguir una línea de reforma promocionada desde el gobierno de Alan García. Sin embargo, a diferencia del gobierno anterior, este gobierno está poniendo más énfasis en el Proyecto Educativo Nacional, el cual resalta que lo principal en la educación es el niño y que él aprenda. Este enfoque puede sonar muy obvio y nada innovador, pero, desde hace unos años, la realidad ha sido otra. Aunque el enfoque suene evidente, la verdad es que los docentes no han estado preocupados por que los niños aprendan, sino solo se han preocupado por enseñar, y no por ver si el niño o niña aprendía. Sin embargo, con este nuevo enfoque, el gobierno ha orientado la educación a ser observada por el docente ya no solo desde la enseñanza, sino desde el aprendizaje del niño.

Para ello, el MINEDU ha implementado algunas estrategias nuevas como el nuevo marco curricular, los estándares de aprendizaje y las rutas de aprendizaje,  las cuales se articulan en base a los lineamientos generales del Proyecto Educativo Nacional. El marco curricular, el cual es nuevo desde este gobierno, ha innovado y ha sintetizado todo el contenido del marco curricular anterior y, así, más de los 100 aprendizajes del niño que se plateaban en  el anterior hace unos años, ahora han sido sintetizados en ocho. Esto ha generado que la actividad de los docentes se facilite. Por otra parte, los estándares de aprendizaje son una herramienta que sirven para ayudar a los profesores a saber qué es lo que debe lograr el niño al término de cada ciclo o grado. En lo que refiere a las rutas de aprendizaje, estas son una herramienta muy importante para el trabajo del día a día del docente, debido a que en ellas se plantean las capacidades y competencias que el profesor debe generar en sus estudiantes y, también, en ellas se presentan los indicadores para medir los logros de aprendizajes por niveles de educación.

Asimismo, desde que se inició el gobierno de Ollanta Humala, ha habido capacitación docente orientada hacia la mejora de la metodología de los docentes. Esta estrategia consiste en pagar especializaciones en didáctica a los docentes que hayan obtenido las mejores notas en el PRONAFCAP (Programa Nacional de Capacitación). De esta forma, se busca (de alguna manera) premiar a los mejores docentes y, también, se espera que estos mejoren su manera de enseñar a los niños, y cambien su metodología tradicional por una pedagogía dinámica, la cual facilite el aprendizaje del niño.

Sin embargo, la estrategia más innovadora en este gobierno y de influencia más directa en las escuelas es la Estrategia Nacional de Soporte Pedagógico, la cual busca mejorar la calidad educativa y también que todos los niños aprendan y como dice el logo del MINEDU, que nadie se quede atrás porque todos pueden aprender. Esta estrategia consta de ocho actividades articuladas. El primero es el acompañamiento y monitoreo pedagógico que se les hace a los profesores y directores de escuela. La segunda actividad son los talleres de capacitación a docentes y equipos directivos por parte del monitor. La tercera actividad son los grupos de interaprendizaje: de maestro a maestro, en donde ellos comparten sus experiencias y, de esta manera, mejoran su enseñanza orientada al aprendizaje de los niños. La cuarta, es el soporte virtual, los maestros tienen acceso a esta plataforma virtual para solucionar algunas de sus dudas. La quinta actividad consiste en darle refuerzo escolar a los niños y niñas entre el primer y tercer grado de primaria que estén es un nivel regular de aprendizaje. La sexta y séptima actividad, respectivamente, se basan en la capacitación a los docentes para que lleven a cabo jornadas de aprendizaje y encuentros familiares. Y por último, la octava actividad, es la capacitación en gestión de aprendizaje a los directores.

Esta estrategia es muy buena, esperemos que se implemente a lo largo de todo el país y pueda adecuarse para la educación rural, ya que recién se está desarrollando solo en zonas urbanas en 10 regiones del país.

Para finalizar, debo mencionar que la Ley de Reforma Magisterial aprobada en noviembre del 2013 es un primer paso para mejorar la condición de los docentes, y de esta manera, incentivarlos a ser mejores maestros, ya que mientras más preparados estén podrán acceder a mejores sueldos. Esta ley si bien es una buena iniciativa para que los docentes hagan una carrera meritocrática, aun no soluciona todo el problema de fondo con los profesores, ya que para que el docente vuelva a creer en él, sea respetado por los padres de familia y tenga autoestima (sí, digo autoestima porque en nuestro país el que es docente de colegio público es mirado como la última rueda del coche) es necesario complementar esta ley con otras estrategias que le den al maestro el lugar que merece.

*Antes de juzgar a un maestro, recuerden que la mayoría del magisterio pasan los 20 años de servicio, lo que significa 20 años de estar con el mismo sueldo a pesar de que sube la inflación y la canasta básica familiar, y que si ahora el magisterio está como está, no solo es porque los maestros no sean buenos, sino también es porque llevan una larga historia de maltrato. Es lógico que no trabajen bien si se los ha maltratado por mucho tiempo.

Publicado el octubre 31, 2014 en Gestión Pública. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: