Archivos Mensuales: agosto 2014

Los narco-candidatos, más allá del mito

Augusto Balbi

Por: Augusto Balbi

Todos nos encontramos ciertamente sensibles con respecto a temas de corrupción, narcotráfico y terrorismo. Solemos encresparnos cuando algún escándalo mediático acapara las pantallas de absolutamente todos los programas dominicales.

La semana pasada estuvimos muy atentos, pues el Ministro del Interior, el señor Daniel Urresti, daba a conocer una lista de 115 candidatos en estas Elecciones Regionales y Municipales 2014 que presentaban antecedentes ligados al narcotráfico. Posteriormente, un diario informaría que según el Registro Nacional de Condenas del Poder Judicial, 2131 candidatos tenían condenas vigentes por narcotráfico, corrupción y hasta terrorismo. Y por si eso, ya fuera bastante, 13 candidatos declaraban en su Hoja de Vida ante el JNE que tenían condenas por narcotráfico y que -¡Oh coincidencia!- postulaban a cargos públicos en zonas cocaleras.

La preocupación de todos se vio reflejada en aquella reunión que mantuvo el Presidente del JNE, Francisco Távara y la Presidenta del Congreso, Ana María Solórzano, que terminó en la intención de elaborar una serie de modificaciones legales para que entre otras cosas sea obligatorio que los candidatos consignen en sus hojas de vida si tiene procesos judiciales en curso. Pero, la pregunta que surge es: ¿Se puede limitar a una persona a ejercer su derecho de participación política por tener procesos en curso o en el peor de los casos haber sido ya condenados?;  me pregunto además, si ¿Se necesita realmente una modificación en la legislación para poder tener filtros y controlar la posible penetración del narcotráfico en instancias de gobierno? Intentaré responderme fungiendo un poco de abogado del diablo.

Para empezar, ligada a la libertad, la participación política en una democracia es uno, sino el más importante aspecto cuando hablamos del tema. El tener abierto un proceso no me hace culpable, pues en nuestro estado de derecho existe la presunción de inocencia, lo que quiere decir que nadie es culpable hasta que podamos demostrar lo contrario. De acuerdo, por fines de transparencia y ejercicio de un voto consciente, es mejor saber qué candidatos poseen procesos abiertos y quienes no, pero ¿podemos impedir que postulen? Si efectivamente fui condenado, ¿no supone la condena una suerte de castigo orientado a corregir una determinada conducta delictiva y reinsertarme en la sociedad con buenas costumbres? Claro, supone.

El sistema electoral peruano es una suerte de archipiélago donde cada isla representa una legislación diferente. Tenemos la Ley Orgánica de Elecciones, la Ley de Elecciones Regionales, la Ley de Elecciones Municipales, la Ley de Partidos Políticos, etc. Entonces ¿se necesita realmente sumar pequeños parches a la tan difusa legislación electoral? Reflexiones entonces si el filtro para evitar candidatos con trayectorias cuestionables o con vínculos al narcotráfico sea realmente agrandar el archipiélago de legislación electoral, o reforzar mecanismos naturales que deben y se dan en otras democracias.

Creo entender que el filtro para evitar situaciones como en la que nos encontramos no pasa por los órganos electorales y la legislación sino por fortalecer los procesos de selección de candidatos de los protagonistas de la escena electoral, los partidos políticos. ¿Qué es lo que determina el proceso de selección de candidatos de nuestros partidos? Es sabido que los partidos políticos y movimientos de alcance local no están en la capacidad de mandar candidatos salidos todos de su cantera, por así decirlo. No hay que explicarlo mucho, pero ¿Cuántos partidos tienen realmente internas? y ¿Cuántas internas son realmente procesos democráticos de selección de candidatos? Este último aspecto es demasiado vago y genérico como para poder afirmar o negar cuan democráticos son los procesos de selección,  muy aparte que no existe en el sistema electoral peruano mecanismos muy rigurosos para asegurar su cumplimiento.

 Resulta bastante complicado el responder que factores son los que realmente determinan los procesos de selección, pero en el caso peruano un factor importante es el financiamiento. Los candidatos, y los primeros números de las listas, son generalmente “puestos a la venta” para quien está en la condición de generar un mayor “aporte de campaña”. En este contexto personas ligadas al narcotráfico puede perfectamente garantizarse un espacio como candidatos para penetrar el Estado, pero además se corre el gran peligro de que las campañas electorales comiencen a servir de gran oportunidad para lavar dinero.

En ese sentido considero, y aunque a muchos les espante, que comenzar a pensar en el financiamiento público de los partidos no es mala idea. Y me sostengo básicamente en dos argumentos que van relacionados: el primero es que el financiamiento público definitivamente limitará, al menos de cierta manera, la influencia de intereses particulares. Es más probable que un partido político que busca financiamiento privado acceda a modificar su comportamiento y actuar como representante del grupo económico por el cual es financiado que otro que recibe financiamiento del Estado y que por ende responde, solo a los intereses de su ideario.

El segundo es que el financiamiento público incrementará la transparencia en las finanzas de los partidos. Si los partidos recibieran por parte del Estado un ingreso, resultaría mucho más sencillo el exigirles que declaren sus ingresos y egresos. No obstante estas declaraciones serían documentos públicos a los cuales cualquier ciudadano tendría acceso y estaría dentro de la facultad de la Contraloría de la República el fiscalizar que hacen los partidos con el erario público que se les asigne, es decir, tendríamos con el financiamiento público de los partidos mecanismos mucho más eficaces para fiscalizar y evitar corrupción, la gran oportunidad de evitar la sinergia de intereses privados con los nacionales y en el mejor de los casos evitar la penetración del narcotráfico a través de candidatos y lavado de dinero, al menos en el rubro electoral.

Es muy importante el reflexionar sobre estos temas con profundo cuidado, analizando los diferentes aspectos que componen un gran problema que en los últimos años ha golpeado al país. Por eso al hablar de los narco-candidatos hay que ir más allá del mito.

Anuncios

¿Se acabaron los conflictos?: Necesidad del enfoque preventivo para la gestión de conflictos mineros

Liz Vila

Por: Liz Vila

En el último mensaje a la Nación, el Presidente Ollanta Humala Tasso priorizó el trabajo en los sectores de salud, educación y seguridad. Así, también el tema de inversiones mineras fue mencionado, expresamente, en el caso del mega-proyecto minero Tía María, ubicado en Arequipa, a efectos de continuar el crecimiento sostenible de nuestra economía.

De acuerdo al último Informe Técnico del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI)[1], el crecimiento económico es menor al esperado. Esto se puede deber al bajo crecimiento que han tenido las industrias extractivas, entre las que destaca la minería, pese a ello, su importancia no ha sido menoscabada.

Tal es el caso del Proyecto Tía María, como uno de los más resaltantes a nivel mediático; no obstante, su importancia económica se ve empañada por un escenario de conflictos sociales que incluso han llegado a desarrollarse con violencia. Uno de estos episodios de violencia ocurrió en el mes de abril del 2011, donde un enfrentamiento entre manifestantes y la Policía Nacional del Perú tuvo como consecuencia la muerte de dos personas y cincuenta heridos, aproximadamente.

El pasado 01 de agosto, la Dirección General de Asuntos Ambientales Mineros del MINEM, con Resolución Directoral N° 392-2014-MEM-DGAAM aprobó el EIA del proyecto minero Tía María, documento que tuvo un total de 6983 observaciones desde su creación, las cuales aún no han sido absueltas en su totalidad[2]. A consecuencia de ello, se ha generado una gran controversia en torno a la adopción de dicha medida así como una expresa oposición en la zona. Ante esto, los medios de comunicación local informaron que los agricultores y dirigentes del Valle del Tambo y de la provincia de Islay[3], anunciaron una movilización para las próximas semanas.

Bajo ese contexto, llama la atención las últimas declaraciones del actual ministro de Energía y Minas, Eledoro Mayorga, quien el 12 de agosto del presente, señaló que “(…) en el sector minero-energético del Perú no hay situaciones de crisis por conflictos sociales que afecten el desarrollo de proyectos de inversión.”[4]

Es así que estas situaciones contradictorias nos llevan a pensar, ¿qué es necesario para las políticas públicas en materia de conflictos? No es necesario ir muy lejos para conocer una respuesta, ya que desde hace mucho se ha recomendado incorporar un factor preventivo en la gestión de conflictos.

En ese sentido, el Estado tiene el deber de coadyuvar al mantenimiento del orden y el bienestar social en dicha región comenzando por una idónea actuación ante las movilizaciones sociales de la población, evitando así la generación de nuevos episodios de violencia, lo cual debe ser reforzado por una adecuada búsqueda de la “licencia social” por parte de la empresa.

Para ello, resulta necesario un cambio en la adopción de este conflicto, tomando en cuenta los actores involucrados, la gran cantidad de episodios de violencia que se produjeron en el pasado, las expectativas de la comunidad por los compromisos asumidos por la empresa durante la etapa de elaboración del EIA, la apertura de espacios de diálogo y de participación ciudadana, comités de vigilancia y, sobre todo, la difusión de información verídica a la población sobre los efectos y alcances del EIA del proyecto minero.

Finalmente, debemos recordar que los conflictos sociales no son como erróneamente se creen (óbices para el desarrollo); por el contrario, son el punto de partida para la consecución de oportunidades de desarrollo y cambios. Una vez más, lo que se debe evitar es una sola cosa: la violencia.

 ______________________________________________________________________________________________________

[1] Instituto Nacional de Estadística e Informática. Informe Técnico – Producción Nacional Nº 08 – Agosto 2014. [En línea] <http://www.inei.gob.pe> [Consulta: 16 de agosto de 2014].

[2] Diario La República. “Gobierno aprueba EIA del proyecto minero Tía María”. [En línea] <http://www.larepublica.pe/05-08-2014/gobierno-aprueba-eia-del-proyecto-minero-tia-maria> [Consulta: 20 de agosto de 2014].

[3] Defensoría del Pueblo. Reporte de Conflictos Sociales N° 125 (Julio 2014). [En línea] <http://www.defensoria.gob.pe> [Consulta: 17 de agosto de 2014].

[4] Diario Gestión. “Ministro Mayorga asegura que no hay conflictividad que afecte al sector minero-energético”. [En línea] <http://gestion.pe/economia/ministro-mayorga-asegura-que-no-hay-conflictos-sociales-que-afecten-al-sector-minero-energetico-2105451> [Consulta: 17 de agosto de 2014].

La educación superior: pensando a futuro

Ingrid Salas

Por: Ingrid Salas Cuba

La Educación en el mundo de hoy ha ido adquiriendo mayor valor y es uno de los principales factores para el desarrollo nacional; asimismo, genera beneficios sociales y económicos importantes a nivel individual y colectivo, por lo tanto, debe constituirse como eje generador del bienestar social de cualquier país.

Actualmente, se ha podido evidenciar que en el Perú, la probabilidad de ser pobre, en relación con el nivel educativo, disminuye de un 68% a un 11%1; la protección contra la pobreza podría referirse a alcanzar la inclusión social y movilización social mediante la educación, implicando finalmente el desarrollo del capital humano.

El plan de gestión institucional del PRONABEC del Ministerio de Educación 2012 – 2016, detecta así tres puntos causales claves que limitan el acceso, permanencia y culminación de estudios de educación superior: Barreras económicas que limitan las oportunidades de estudios superiores a egresados de secundaria y profesionales. De acuerdo con las estadísticas más recientes de la ENAHO – 2010 se puede destacar que el 78% de los jóvenes de menos recurso de la población no pueden acceder a estudios superiores. Esto lo revalida la Primera Encuesta Nacional de la Juventud Peruana 2011, comprobando que para el 61.7% de la población, una de las razones principales de la no concurrencia a una institución de educación superior se debe a problemas económicos y de trabajo, de tal manera se reitera que la barrera principal para el acceso a la educación superior en el Perú es económica.

El siguiente punto identificado es Aprendizajes insuficientes de los egresados de secundaria de escasos recursos que afectan su desarrollo integral. Estas son restricciones de largo plazo que, desafortunadamente, se encuentran relacionadas con el entorno familiar (consideramos aquí a el nivel de educación alcanzado por los padres) y la calidad de la educación básica recibida (refiriéndonos a la brecha que existe entre la educación recibida en secundaria y primaria y la exigida por los centros superiores). Es claro que el problema de muchos estudiantes se encuentra en su formación básica primaria e inicial; no se  puede exigir algo que no se ha enseñado.

Y por último se identificó el problema de Políticas desarticuladas para la promoción y apoyo al alto rendimiento académico, evidenciado en término de becas otorgadas, restricción presupuestaria, dificultad para su administración y baja cobertura regional. Determinado por la mínima cobertura evidenciado en cifras en el periodo del 2009 hasta el 2011 con tan solo 1490 becas otorgadas para una población de más de 8 millones (población joven de 15 a 29 años), la que representan el 27,2% de la población total del país.

Necesitamos objetivos precisos que permitan un cambio integral en la calidad de la educación. Sería ideal una reforma estructural de las instituciones educativas desde el preescolar y primario. Atendiendo problemas como la mala calidad de la docencia y la pertinencia curricular, para decirlo en otras palabras, que los temas que se imparten en aulas sean los necesarios  para poder alcanzar un nivel de educación que la sociedad requiere, debiendo desarrollar así estándares de calidad pedagógica y de gestión educativa.

También es importante reconocer los logros que el gobierno peruano ha tenido; existe un aumento en el número de becas otorgadas con respecto a los años anteriores, esto se debería a el cambio de institución encargada de su gestión (Periodo: 2007 al 2012 OBEC), actualmente dirigida por el PRONABEC.

Otro punto en el que se está avanzando, está referido a la importancia de la educación en la primera infancia, en respuesta a la necesidad ampliar la cobertura, el Estado está invirtiendo tanto en infraestructura como en la contratación de docentes titulados; igualmente, se está trabajando con los gobiernos regionales, fijándose metas y teniendo en cuenta la capacidad de gestión de la misma región.

No puedo dejar de mencionar la reciente aprobación de la Ley universitaria, este cambio de timón como lo mencionan muchos otras personas, que se encuentra fundamentado en que el nivel de la calidad universitaria frente al mundo es bajo, y , por ello, los parámetros fijados por la ley son más exigentes para alumnos y docentes.

De ahí que, es necesaria la mejora en la gestión educativa descentralizada del país, la cual se oriente al logro de resultados. Por tal motivo, debe seguir un sentido intercultural, ya que las dimensiones culturales son enclaves para entender el impacto que consiguiera el programa.

Ahora bien, se debe de brindar más apoyo a la excelencia, el acceso a las becas y créditos otorgados, ya que los estudios cuantitativos de los últimos años reflejan un aumento en cuanto a cobertura. En la coyuntura, la educación constituye una inversión muy productiva, valiosa en lo económico y prioritaria en lo social.

En suma, una sociedad más educada genera mayor desarrollo para su país. El Estado peruano debe promover líneas de acción que produzcan cambios significativos a largo plazo; no podemos aceptar que cada cambio de gobierno signifique perder lo que se avanza. Como estudiante soy parte del cambio, cambio que debería ser un compromiso de todos.

 

 

 

 

 

 

A Propósito de las Ratas…

Andrés Vílchez 2

Por: Andrés Vílchez

En los últimos días hemos visto como en las redes sociales circulaba el video de un pequeño roedor paseando libremente por los pasillos de un conocido restaurante de comida rápida (KFC de Plaza San Miguel). Recuerdo haber pisado ese local varias veces, en mis épocas de carnívoro empedernido, más o menos hace unos 3 a 4 años atrás, cuando no sabía mucho acerca de cultura alimentaria y menos el porqué de mi gastritis crónica, que vale la pena mencionar, por más que tomaba los medicamentos que el médico me recetó y 3 litros de agua al día y 9 meses de tratamiento, no hicieron ningún efecto. Un día de esos, en los que das vueltas y vueltas en la cama sin saber porque y no te queda otra salida más que quedarte despierto pensando en el porqué de todas tus dudas existenciales, se me vino a la mente un artículo que leí sobre la comida chatarra y empecé a indagar sobre el tema. En 1 hora me empapé en el asunto y comprendí todo. El problema era mi adicción a las Mega Dobles, Big Crunchs y Twistters.

Las repercusiones de la comida chatarra en la sociedad actual son muy graves, estamos hablando desde obesidad y problemas cardiovasculares, hasta daño cerebral y cáncer. Según estudios publicados en la prestigiosa revista Neurology, “Se encontró un gran vínculo entre los niveles altos de grasas trans, la reducción del volumen cerebral y de las capacidades cognitivas”. El estudio indicó que consumir alimentos altos en grasas trans, en su mayoría comida chatarra, como dulces procesados y carnes rojas grasosas, pueden causar daños cerebrales”.

Saquemos la lupa del segundo cajón y demos un vistazo más profundo en este asunto. Según datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud), mil millones de adultos tienen sobrepeso, y más de 300 millones son obesos. Cada año mueren, como mínimo, 2,6 millones de personas a causa de la obesidad o sobrepeso. Algunos gobiernos ya están tomando algunas medidas para reducir los números nefastos que deja el consumo de estos alimentos, como por ejemplo el gobierno mexicano, que impuso hace poco un impuesto a las bebidas gaseosas y prohibió la publicidad en horario infantil al igual que en nuestro país con la “Ley de la comida chatarra”. Rusia también se unió a la campaña y prepara un proyecto para incentivar a sus empresarios a crear “Fast Foods” con alimentos saludables y, así dejar atrás en la competencia a empresas como McDonalds, KFC o Burguer King.

Lo más lamentable de todo esto es que estas empresas tienen como público objetivo a niños de entre 3 a 15 años y, aun habiéndose prohibido la publicidad televisiva en horarios infantiles, seguimos viendo las insólitas “cajitas felices”, “juguetes coleccionables” y se siguen organizando fiestas infantiles en dichos locales. Es indignante como podemos seguir permitiendo que estos locales sigan inculcándoles a nuestros niños el consumo de estos alimentos tan perjudiciales. Es momento de tomar medidas en el asunto; la OMS ya las está tomando con campañas informativas a nivel mundial, pero no podemos hacer nada si nuestros políticos se hacen de oídos sordos y siguen poniendo telones y más telones para ocultar los temas de verdadera relevancia.

Ronald McDonald y el Coronel Sanders… llegó el momento de la retirada.

Por cierto, me volví vegetariano hace 3 años y bendita solución a mis problemas de gastritis.

Participación Ciudadana y Políticas Públicas: Una buena combinación

Andrea Silva

Por: Andrea Silva Villegas 

La participación ciudadana en una democracia es la máxima expresión de la soberanía del pueblo, y también es uno de los principales factores que hacen que un Estado sea más justo e igualitario, y menos cerrado a la sociedad. En el caso del proceso de políticas públicas, la participación ciudadana es importante debido a que ayuda a obtener un diagnóstico más realista y acertado sobre el problema que se quiere atender. Esto, debido a que el Estado registra de primera mano las opiniones de los ciudadanos respecto al problema público. Este conocimiento bastante realista sobre el problema, es lo que le permite al Estado hacer un diseño adecuado de la política pública para los diferentes contextos en los que vive el ciudadano peruano.

Asimismo, el involucramiento del ciudadano en el diseño de la política hace que el proceso de implementación de la misma sea mucho más efectivo, debido a que los ciudadanos están comprometidos con ella porque participaron desde sus inicios. Por otra parte, la participación ciudadana ayuda a darle más trasparencia al proceso de políticas públicas, ya que los funcionarios públicos al estar más cerca de la mirada del ciudadano, sienten un tanto de presión para actuar bien y evitar actos de corrupción. Además, otro rasgo importante de la participación, es que genera o fortalece una idea de comunidad, lo que a la larga ayuda a tener una sociedad civil organizada.

Para aterrizar las ideas anteriores, a continuación  desarrollo de forma breve el caso de una política educativa local exitosa basada en un enfoque participativo ejecutada por la Municipalidad de Ventanilla:

Después de que fuera aprobado el “Plan Piloto de la Municipalización de la Educación” en el año 2006, la Municipalidad de Ventanilla se encargó de elaborar un modelo de escuela que encajara con las necesidades y la situación del distrito. Para diseñar el modelo, la secretaría técnica de educación de la municipalidad se encargó de reunir a todos los actores involucrados en la educación de Ventanilla. Se reunieron los directores y maestros de los colegios, los alumnos, los padres de familia, los especialistas de diferentes ONG como Unicef, Caritas Graciosas, Plan internacional, entre otras, y la Municipalidad de Ventanilla. Sin embargo, de todos los participantes, la voz de los alumnos era la más importante, ya que estos eran los principales beneficiarios de la política. Por ello, la secretaría técnica decidió organizar talleres con alumnos en diversos colegios para obtener información sobre cuál era el tipo de escuela que estos querían. De esta manera, el modelo de escuela que se creó fue en sustancia una expresión de lo que los niños deseaban para su educación.

El modelo que surgió fue llamado por los alumnos “Escuelas Felices e Integrales” (EFI), el cual está basado en un enfoque de derechos, en este caso, los del niño y el adolescente; y además, en una educación que prepare a los alumnos para la vida. Sin embargo, lo más interesante de esta política es el hecho de que la participación de los niños haya ido más allá del diseño, y que se le haya tomado en cuenta  para las otras partes de la política como la implementación y el monitoreo de la misma. Por ejemplo, los alumnos participan en asambleas en sus colegios para discutir y compartir ideas sobres cómo se puede mejorar el modelo de escuela feliz e integral aún más. Asimismo, los alumnos se han vuelto fiscalizadores del cumplimiento del modelo en sus escuelas, algo que no estaba visto en el diseño de la política.

Para terminar con el ejemplo, vale decir que las “Escuelas Felices e Integrales” han comenzado a cambiar la educación en Ventanilla, lo cual se ve reflejado en las evaluaciones censales de estudiantes consecutivas de los años 2011 y 2012, en las cuales Ventanilla ha mejorado sus resultados1. Asimismo, cabe mencionar que Ciudadanos al Día le otorgó a la Municipalidad de Ventanilla en el año 2010 el primer premio en la categoría de “Buenas prácticas en Gestión Pública” por el modelo educativo EFI.

Sin embargo, a pesar de las virtudes que pueda tener la participación ciudadana en el proceso de políticas públicas como hemos visto en el ejemplo anterior, aún hay personas que creen que no se puede escuchar a todas “las voces del pueblo”, ya que sustentan que eso prolongaría la producción de políticas, ya que el ciudadano necesita soluciones rápidas a sus problemas. No obstante, si bien es cierto que la producción de políticas se puede demorar un poco cuando se pretende escuchar a los ciudadanos, tampoco es que se prolongue demasiado, debido a que gracias al proceso de descentralización del Estado (a pesar de los cuestionamientos que ha recibido últimamente), los gobiernos regionales y locales atienden diversos temas de manera mucho más rápida que el gobierno central, ya que al estar los gobiernos sub nacionales más cerca de los ciudadanos política, económica y administrativamente, tienen muchas más facilidades que el gobierno central para atender las demandas de los ciudadanos. Así que no hay excusas para no hacer políticas públicas con un enfoque participativo, lo único que se necesita es voluntad política y capacidad técnica2.

Para finalizar, puedo decir que en el Perú las políticas públicas necesitan ser construidas desde abajo, con los ciudadanos, y no exclusivamente en oficinas. El Estado Peruano para romper con esta imagen de un estado retraído e ensimismado, debe comenzar a fortalecer los mecanismos de participación existentes y promover otros nuevos. Si el Estado promueve y respalda la participación ciudadana, las políticas públicas, como se dice coloquialmente, “serían otra cosa”.

_______________________________________________________________________________________________________

1http://www2.minedu.gob.pe/umc/ece2012/informes_ECE2012/Difusion/Encartes_regionales/INFORME_ECE2012_Callao.pdf

2 Dos temas nada sencillos de lograr.

El proceso de la modernización de la gestión del Estado: Doce años

MERYBET

 

Por: Merybet Morales Espino

En el caso del Estado Peruano, el proceso de modernización inicia en el año 2002, con la aprobación de la Ley N° 27658, Ley Marco de Modernización de la Gestión del Estado, que declara al Estado peruano en proceso de modernización en sus diferentes instancias, dependencias, entidades, organizaciones y procedimientos, con la finalidad de mejorar la Gestión Pública y construir un Estado democrático, descentralizado y al servicio del ciudadano.

El principal objetivo es que el Estado se dedique a servir al ciudadano. Por ello,  la modernización debe entenderse como un proceso de construcción de un modelo de gestión institucional orientado a la generación de resultados. A fin de ordenar que el proceso sea para toda la administración pública se creó el Sistema Administrativo de Modernización de la Gestión Pública, cuya rectoría -coordinación y dirección- es ejercida por la Presidencia del Consejo de Ministros–PCM, quien deberá formular, aprobar y ejecutar las políticas nacionales de modernización de la Administración Pública y las relacionadas con la estructura y organización del Estado, así como coordinar y dirigir la modernización del Estado.

La PCM, en su calidad de responsable de conducir el sistema administrativo de modernización de la gestión pública y de asegurar su implementación, aprobó mediante Decreto Supremo Nº 109-2012-PCM, la Estrategia de Modernización de la Gestión Pública, como un documento de gestión interna, en el cual conceptualiza el Sistema Nacional de Modernización de la Gestión Pública, como el “conjunto de elementos organizados y relacionados que interactúan para asegurar permanentemente, una gestión pública eficaz y eficiente, que genere valor añadido para el ciudadano mediante procesos de transformación. En buena cuenta, un sistema de mejoramiento continuo, constituyendo el elemento central las entidades que conforman el Estado peruano[1]”.

Bajo esta lógica, se entiende que la propuesta adoptada por la Secretaría de Gestión Pública (SGP) de la PCM, es que el proceso de modernización de la gestión del Estado se desarrolle bajo una estrategia de transformación gradual y ordenada, que acerque a las instituciones a una lógica funcional y a una gestión por procesos.

A fin de guiar tal transformación, la Secretaria de Gestión Pública de la PCM, como órgano rector, impulsó la aprobación del Decreto Supremo N°004-2013-PCM que aprueba la “Política Nacional de Modernización de la Gestión Pública (PNMGP)”, con el objetivo de orientar, articular e impulsar en todas las entidades públicas el proceso de modernización hacia una gestión pública para resultados que impacte positivamente en el bienestar del ciudadano y el desarrollo del país.

En este sentido, la PNMGP representa el principal instrumento orientador de la modernización de la gestión pública en el Perú, y está dirigida a todas las entidades públicas del Poder Ejecutivo, Organismos Autónomos, así como a los Gobiernos Regionales y locales, en tanto identifica la importancia de asegurar que todas las entidades de los tres niveles de gobierno actúen de manera articulada y consistente en dirección de mejorar el desempeño general del Estado en el servicio a sus ciudadanos. Asimismo, su importancia radica en que define el marco conceptual que sirve como guía en el proceso de conducir a las Entidades hacia un nuevo modelo de “Gestión Pública”, que permita obtener mejores resultados en la provisión de bienes y servicios a los ciudadanos.

Sobre dicho marco conceptual se han definido cinco pilares centrales: (i) Políticas Públicas, Planes Estratégicos y Operativos; (ii) Presupuesto para Resultados; (iii) Gestión por Procesos, Simplificación Administrativa y Organización Institucional; (iv) Servicio Civil Meritocrático; y (v) Sistemas de Información, Seguimiento, Monitoreo, Evaluación y Gestión Del Conocimiento; mientras que los ejes transversales son: (i) Gobierno Abierto; (ii) Gobierno Electrónico; y (iii) Articulación Institucional.

Como se observa, el proceso de modernización de la gestión pública es un esfuerzo relativamente reciente en el Perú, que responde a aquel de reforma del Estado, debido a que incluye cambios sustanciales en los instrumentos, herramientas y reglas que enmarcan el vínculo del Estado con los trabajadores del sector público, y, sobretodo, en la forma mediante la cual éste se organiza para relacionarse con los ciudadanos, atender sus demandas y garantizar sus derechos básicos.

Bajo el contexto señalado, es preciso señalar que si bien existe un marco normativo e institucional sobre la modernización, aún existe una deficiencia respecto a la implementación de la misma, dado que se hace necesario que cada Entidad diseñe de mecanismos, instrumentos y actividades dadas su naturaleza en pro de que cuenten con un gobierno moderno.

Henry Pease, un maestro en la eternidad

 

 henry-pease

 

Por: Alejandro Mejía Tarazona

Confieso que no pensaba recibir una noticia así un sábado por la noche. Las noticias llegaban de a pocos, hasta que amigos cercanos me confirmaron el lamentable desenlace: había fallecido el gran Henry Pease al promedio las 10 de la noche, en una reconocida clínica de Lima. Los comentarios de pesar, de reconocimientos y anécdotas vividas con el maestro, comenzaron a circular en las redes sociales por intermedio de colegas politólogos y amigos sociólogos. Este pequeño homenaje no pretende ser un recuerdo más del curso que llevé con el maestro, ni los conocimientos aprendidos de sus múltiples aportes académicos a las Ciencias Sociales; más bien, el maestro merece una reflexión sobre sus aportes a la posteridad y un agradecimiento especial al esfuerzo dedicado a promover la Ciencia Política en nuestro país.

Profesional forjado en el quehacer político de los convulsionados años 60 y 70 de nuestra historia republicana, el maestro supo mantenerse fiel a sus convicciones, como aquellos políticos de antaño, de esos que tanto admiramos. Recordaremos siempre la ética y el profesionalismo con la cual supo enfrentarse al autoritarismo del gobierno de Fujimori, así como su osadía al hacer valer su respeto a la democracia y sus instituciones, durante la década de la antipolítica. Jugó un rol valioso en el retorno a la democracia luego de la caída de Fujimori y continuó regalándonos sus mejores años como político desde los acalorados debates en el Parlamento.

La posteridad lo recordará como un político de gran trascendencia para el país y con opiniones siempre tan acertadas paras las coyunturas políticas que vivimos en el día a día. Del mismo modo, considero necesario que su nombre, genere espacios de reflexión para la juventud, sobre todo a partir de su valioso aporte académico otorgado a nuestras generaciones desde su retiro de la vida política activa, allá en el 2006. Así como cuando nos dejó el maestro Carlos Iván Degregori, a quien también conocí de cerca allá en el 2008 cuando me interesé por el tema de Sendero Luminoso, nuestro mayor homenaje al maestro Pease será eso: recordarlo. Y sobre todo, abrir espacios de debate en los jóvenes que buscan vivir la política en las calles o adentrarse en el entendimiento de los fenómenos socio-políticos de nuestro país. Más que serios homenajes, concientizar a la juventud a través de sus obras, será la tarea pendiente de nuestra generación.

Finalmente, una forma más de despedir al maestro, es agradecerle por los esfuerzos incansables que ha hecho por la Ciencia Política en el Perú y generar conciencia en el trabajo que realizamos los politólogos. Puso los pilares para la carrera de Ciencia Política y Gobierno sea parte de Facultad de Ciencias Sociales en la PUCP y hoy, después de varias promociones de egresados y jóvenes Licenciados, se sentirá orgulloso por la recompensa que generó su esfuerzo. Todos los politólogos le debemos un homenaje, pero nuestro mayor aprecio hacia su persona, será el no abandonar la labor de la investigación en Ciencia Política y con ello, generar debate en espacios donde el pluralismo de ideas es cada vez mayor.

No olvidemos su compromiso con la democracia y con la enseñanza. Recordémoslo como lo que siempre fue: un maestro.

Candidatos a Lima en HD

Gabriel Tristán

Por: Gabriel Tristán

Las elecciones a la alcaldía de Lima están a dos meses de realizarse y la efervescencia por las mismas recién empieza. Muchas personas comienzan a observar las posibles opciones y otros, comienzan a buscar la opción del menos malo o el que “robe pero haga obra”. En la jungla de pancartas, afiches y demás propaganda que irán saliendo en el transcurso de las semanas, consideramos que existen 3 candidatos con posibilidades reales de ser los próximos burgomaestres este 2015. En las siguientes líneas, iremos redactando algunos datos principales de los escogidos y dejaremos al lector para que tome sus propias conclusiones.

 

El candidato invisible

“Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio” Proverbio Hindú

Luis Castañeda Lossio es el candidato con mayores opciones para ser electo este 5 de octubre. Poco más del 50% de la población apoya a este candidato que ha restringido su aparición en los medios a la mínima posible. El saber que no tiene una buena retórica y el legado de popularidad que ha mantenido desde su último periodo en la municipalidad, le ha valido para mantenerse en el imaginario de la población. Si bien nunca logró salir muy bien parado del caso “Comunicore”, ha logrado que el voto popular no llegue a cuestionar dicho escándalo y lo siga ubicando como el alcalde que realizó una gran cantidad de puentes y autopistas.

Observando de manera sencilla, podríamos indicar que su desaparición en los medios está pensada en un contexto donde Castañeda mantiene una ventaja considerablemente amplia por encima de su más cercana competidora. Su pobre presencia en la prensa le asegura no tener entrevistas incómodas y que el resto de candidatos reclamen un debate con él, lo mantiene vigente en el terreno político.

Si teorizamos un poco con las estrategias de comunicación política, identificamos su actual popularidad en concepto definido como “la espiral del silencio” de Elisabeth Noelle. Este planteamiento nos dice que si una opinión o un candidato recibe mayor apoyo “explicito” respecto de otro, el primero se convierte en dominante de la escena pública y los otros van desapareciendo hasta enmudecerse. Lo que nos demostraría esto es que aunque Castañeda no esté muy presente en los debates o entrevistas, el recuerdo que genera su nombre y la sensación de que es un candidato a ganador le da cierta legitimidad para que la gente aún lo tenga en sus preferencias.

 

La candidata atrevida

“Solo los que se atreven a arriesgar mucho, pueden lograr mucho” – Robert Kennedy

Susana Villarán de la Puente se encuentra en segundo lugar en las encuestas, pero con una amplia desventaja por encima de los candidatos que se encuentran por encima y debajo de ella en las encuestas, tiene una gran cantidad de anti voto. Después de haberse salvado de la revocatoria con una excelente campaña planteada por Luis Favre, la actual alcaldesa no ha logrado levantar cabeza y se ha ido en pique en las encuestas. Aunque, como As bajo la manga logró sacar el corredor Tacna- Arequipa, como una obra bandera y que haría pensar que busca aferrarse a la idea de seguir votando por ella para que la reforma del transporte siga a buen ritmo.

El problema de Villarán se ha centrado en la mala comunicación de sus obras y la ingenuidad de sus apariciones frente a medidas polémicas en su actual gestión. Dichos errores en su actual gestión han ocasionado que un amplio sector de la población la vea como una candidata ineficiente y poco productiva, lo cual disminuyó su ya menguada aprobación.

La estrategia que presenta en estos momentos está basada en que ella es una candidata que no tiene miedo a enfrentarse a todos los retos posibles para sacar a Lima adelante. La propaganda que viene realizando busca mostrar las obras en su gestión y que muchas de ellas necesitan ser concluidas con su reelección. También podemos identificar que muestra ser coherente con su propuesta de crítica a concepción de burgomaestre tradicional (alguien que solo se encargar de construir pistas y escaleras) y que busca reforzar su presencia en obra social y el desarrollo humanista de la comunidad limeña.

 

El Salvador de Lima

“Las iniciativas de la juventud valen tanto como la experiencia de los viejos” – Josephine Knorr

Salvador Heresi Chicoma se encuentra en el tercer lugar de la opinión pública, pero con grandes posibilidades de seguir ascendiendo en las encuestas. Su porcentaje de aprobación se encuentra supeditado a un insuficiente conocimiento de su imagen en la opinión pública limeña. La estrategia que sigue es bastante similar a la que en su momento usó PPK: arrasar en las redes sociales y convertirse en una alternativa real a los jóvenes que buscan caras nuevas en la política. Su buena gestión en la comuna sanmiguelina y su gran aprobación en este distrito, muestran a un candidato con posibilidades de hacerle frente a los candidatos que se encuentran por encima en las encuestas.

Heresi está buscando “visibilizarse” en un panorama por demás adverso, pero que puede generarle alguna posibilidad más adelante (al no ser muy conocido, la cantidad de anti voto que él presenta es ínfima). Si tomamos conceptos teóricos de Jose María García (comunicador político), Salvador Heresi estaría buscando aparecer como el grupo “activo” (para convencer a los indecisos o grupo pasivo), tratar de deslegitimar a los ostentadores del poder por no haber logrado el “gran cambio” en Lima e intenta entremezclar su juventud (ya que no supera los 50 años) y su experiencia de 12 años como alcalde de un distrito comercial y vías de crecimiento vertical como San miguel.

Claramente podemos observar que ha escogido coherentemente a sus aliados políticos: PPK y Renzo Regiardo. En el caso del primero, porque obtuvo la votación más alta en Lima en las últimas elecciones presidenciales (superando a Castañeda). En el segundo caso, porque Regiardo está fuertemente asociado con el tema de la inseguridad, un problema que se encuentra en los primeros puestos de malestar en la población limeña.

Las cartas ya están sobre la mesa y solo queda observar cuáles serán las estrategias que utilizarán para convencernos. Finalmente, somos nosotros quienes escogeremos a nuestros líderes y estos serán un reflejo de nuestra sociedad.

Somos Jóvenes, Seámoslo Siempre

 

Piero Miranda

 

Por: Piero Miranda Carrillo

Cada vez se reduce más el tiempo al tan anhelado 5 de Octubre, día de las elecciones para las nuevas autoridades distritales y regionales. Pero, ¿Qué de nuevo nos traes estas elecciones aparte de pintorescas publicidades y políticos que ofrecen maravillas en estas fechas? Pues un elemento que ha recobrado fuerza en los últimos  10 años: la presencia de los jóvenes en la Política Peruana.

Política y juventud fueron agudos antónimos en la sociedad peruana tanto en los años ochenta, como en los noventa. Definitivamente, lo que representó el período del Conflicto Armado Interno y la década de la anti política vivida en el Gobierno de Fujimori, repercutió fuertemente en la participación ciudadana, y en mayor proporción, en la intervención de  jóvenes a la política, dejando así grandes espacios de nula representación de cuadros nuevos dirigidos justamente a ese público que no se tomaba aun en consideración, el juvenil.

Acciones representativas como la Marcha de los 4 Suyos o, quizás una más actual como la Marcha contra la “Repartija”, dejaron un antecedente en lo que se refiere a la intervención de jóvenes universitarios y, en general, respecto a lo que querían para su país, que era plenamente un cambio. Así, al llegar las elecciones, muchos partidos políticos incluyeron cuadros nuevos de jóvenes profesionales de diversas carreras, entre sus filas de futuros funcionarios, así como de regidores.

Más allá de que exista una disposición del JNE por poner una “cuota joven” de regidores en la lista de candidatos, tanto en las elecciones distritales como regionales, nos queda pensar ¿Qué representa la intervención de jóvenes en la política actualmente? Fuera de estrategias o de imposiciones de alguna entidad pública, el que más jóvenes entren a la política corresponde a un hecho puntual, que los jóvenes quieren ahora ser partícipes de la mejora en su sociedad.

Si bien, quizás el mayor temor que tiene cualquier ciudadano respecto a depositar su voto en algún joven futuro funcionario, es el hecho de la experiencia, pero justamente en política el ente fiscalizador más que un tema de edades, debe ser un tema de confiabilidad y de visión. Hay un gran común denominador entre la mayoría de personas y de padres que transmiten a sus hijos, en que la política es corrupta, sucia y que si entras en ella es para terminar peor. Justamente, ese tipo de prejuicios, lo que hace es alejar a buenos profesionales del sector público, consiguiendo así que realmente la gente poco capacitada, sin visión y verdaderamente corrupta, llene esos espacios de representación que le correspondería ejercer una persona con calidad moral y profesional.

Cambiar de actitud y dejar el pesimismo son el comienzo de un gran camino. Si bien los jóvenes se caracterizan por su ímpetu, sus energías y sus ganas de ser actores activos del cambio en su comunidad, estas grandes virtudes no pueden ni deben ser opacadas con indiferencia, falta de confianza o quizás lo peor, juzgarlos sin antes haber hecho algo por su país. Quizás la gran pregunta sería ¿Si tuviésemos un hijo/a y quisiera entrar en política, pues quiere ayudar a su comunidad, confiaríamos en ellos?

Más que ver con escepticismo la incursión de jóvenes a las filas de nuestra política nacional, veámoslo con ojos de esperanza, y alentémoslos a que puedan elevar el status quo político actual que nos representa. Estoy postulando como regidor en mi distrito, pues tengo convicción que cumpliendo esta gran responsabilidad que se nos han otorgado, nos ayudara a cambiar el destino de nuestro país sumando esfuerzos entre todos los que quieran ver un Perú mejor. Para esto no hay que olvidarnos que Somos Jóvenes, y Seámoslo Siempre.