Si el río suena….

Piero Miranda

Por: Piero Miranda

Diversos rumores, unos más extravagantes que otros, e innumerables escándalos  se han desarrollado constantemente en la escena política desde que se inició el año 2014. Valga recalcar, que a solo dos años de las elecciones presidenciales, lo que menos se espera es un clima armonioso entre los diversos actores políticos, pues a puertas de un nuevo proceso electoral en el 2016, los bandos políticos van descargando todos sus dardos y artillería a sus contrarios, y en este caso, si el río suena, es porque no solo piedras trae.

Diariamente los medios nos invaden con portadas que muestran  este show político,  tanto pintoresco como burdo, los cuales no solo acontecen  en las instituciones del Estado, sino también fuera de estas. Valga recordar que en los medios de comunicación,  las noticias mediáticas y la confrontación política es lo que realmente vende, razón por la cual se tiene que maximizar sus beneficios en noticias que den que hablar y que a su vez muevan fibras sensibles dentro de la sociedad para hacerlo mucho más debatible.

El escándalo político que cerró el año pasado y nos habría camino a este año fue  el hasta ahora polémico caso López Meneses o “Lopezgate”,  el cual estremeció la escena política, con mayor medida la del oficialismo,  con numerosas portadas en diarios, programas enteros dedicados al caso, entrevistas televisivas y radiales hasta con  pintas en las calles con palabras como “Ollantamontesinismo”. Sin lugar a duda, este tipo de noticias nos muestra la política del escándalo que se realiza diariamente y sin que se le tome la atención debida, nos brinda los temas de agenda para discutir en el día a día y dejar de lado quizás los temas importantes para el desarrollo del país.

Pero, no solo son los escándalos los que mueven la atención de la prensa y condicionan la opinión pública, sino que también son los rumores políticos. A fines de Enero y comienzos de Febrero se dio el rumor que el 5 de Febrero se iba a desarrollar una huelga oficial de la policía nacional, como la que vivió Lima el siglo pasado y que dejo al borde del caos a la ciudad. Los medios cubrieron la noticia, hubo entrevistas por radio y creció la paranoia en la ciudadanía, pero llegado el día así como vino la noticia, esta se fue y no pasó nada y  simplemente pasó al olvido.

La salida del ex premier Cesar Villanueva del gabinete ministerial marco otro hito en la línea de escándalos políticos. La salida del cuarto premier representaba en si ya un escándalo, pero  aparte se rumoreo que esta salida fue por la intromisión de Nadine Heredia en el gabinete y por poner en agenda el aumento del sueldo mínimo. Primeras planas, entrevistas, y ruido político duraron días y semanas, para finalmente sentir el tema ya gastado y no darle más importancia. El tan sonado escándalo Villanueva solo ayudo a aumentar más el rumor de  intromisión de Nadine Heredia en el Gobierno y que la clase burocrática al final si se sale con las suyas. Retomando a la primera dama, otra noticia escandalosa brotó cuando Heredia caminó en la alfombra roja designada para el mandatario del país visitante, en este caso exclusivamente al presidente Humala. Diversos medios pusieron en primera plana dicha intromisión de la primera dama y hasta criticaron su atuendo, y esto fue noticia por varios días, hasta que dejo de importar, pero vale preguntarse ¿Realmente importa tanto el atuendo de Nadine Heredia y si pisa una alfombra o no?

Si mencionamos los escándalos de las últimas semanas como el caso Secada con su agresión a la política de tránsito y su seguida suspensión del PPC, del hipotético cierre del Parlamento por parte de Humala si no se otorgaba la confianza al gabinete Cornejo,  de los escándalos y confrontaciones  de la Megacomision, de los hijos no reconocidos de Sergio Tejada hasta  de la “Bomba” de Yehude Simons respecto a un hijo no reconocido de Ollanta Humala, nos dan un elemento constante: show. Los rumores son parte de esta disputa de poder entre los diversos bandos políticos y estas mismas disputas que precisamente suceden en esta arena política que son los medios de comunicación sirven para afianzar jerarquías de poder entre bandos políticos y para dejar en el subconsciente de la gente, temas preconcebidos para alimentar la popularidad de algunos, pero a precio de la caída de otros.

No hay que olvidarse que la noticia importante no es necesariamente la que sale día a día en los medios o la que los dominicales confabulan para que sea tema del día, sino justamente esas noticias de la cuales no se tocan, no se hablan, y es más, se censuran, de la cuales tenemos que estar pendientes, para no caer en esta mecedora que son los escándalos y rumores del quehacer político, que tienen como objetivo darle  a la gente lo que ellos quieren: espectáculo sin conciencia.

 

 

 

 

Publicado el abril 9, 2014 en Política Nacional y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: