Por qué el APRA y el PPC apoyaron la designación de Martha Chávez

 DSC02221

Por: Alejandro Mejía Tarazona

Tal vez el feriado largo quiso que los peruanos olvidemos la designación de Martha Chávez en el sub-grupo de DD.HH de la Comisión de Justicia del Congreso de la República. Quizás esta designación ha generado más controversia y ha opacado, para muchos, la llegada de César Villanueva, en lugar de Jiménez, al cargo de Premier. La ciudadanía y colectivos que están en contra del Fujimorismo ya se han manifestado en las calles; sin embargo, hay algo más detrás de esta elección de una de las figuras más reconocidas del fujimorismo autoritario y radical como lo es Martha Chávez. Es en la votación del 31 de Octubre en la que se juegan algo más que intereses y alianzas partidarias bajo la mesa.

Lo que se pone en cuestionamiento aquí es porqué el APRA y el PPC decidieron brindar su apoyo al Fujimorismo. Causa extrañeza una situación en particular: dos partidos políticos que sobrevivieron políticamente gracias a la crisis del Fujimorismo en el 2000 y que, luego de la transición a la democracia, demostraron sus avales de haber sido perseguidos durante la década de la anti política. A esto, hay que sumarle el hecho de haberse perfilado como dos partidos políticos que históricamente se han autoproclamado “paladines de la democracia”. Entonces, ¿Qué realmente gana el APRA y el PPC apoyando a una figura prominente del Fujimorismo, aquel que posee pocas credenciales para afirmar su compromiso con la democracia?

En primer lugar, el APRA viene ejerciendo un rol de oposición que es muy evidente durante este gobierno. El hecho está en que como tiene una bancada “ínfima” para ejercer el  poder de negociación en el Parlamento, tienen la necesidad de aliarse con su antiguo perseguidor (bancada de Fuerza Popular), ya que es la única forma de poder mantenerse en el debate público. Asimismo, Alan García actúa y ha vuelto al ruedo como crítico al gobierno de turno y con ello, el APRA se sigue manteniendo en el imaginario del ciudadano de a pie. Si bien el tema de la Mega Comisión y la persecución contra García por diversas irregularidades durante su mandato siguen manteniendo al APRA en la escena política, no podemos negar que, a diferencia del Fujimorismo (segunda fuerza en el Parlamento), y a pesar de la ausencia de su actual lideresa Keiko Fujimori del debate nacional, el APRA solo sobrevive gracias al rol mediático de García y claro, a su estrecha vinculación con el fujimorismo.

En el caso del PPC, si bien tuvo que sobrevivir gracias a la alianza electoral de 2011 con PPK, durante los últimos meses sufrió las consecuencias de esa decisión. Hubo una reducción en su bancada y de lo que se llamó la “Alianza por el Gran Cambio” que comenzó con 12 congresistas, ahora solo quedan 7. Entonces, el PPC vive la misma situación del APRA, que tiene la necesidad de aliarse, a través de votaciones, con la fuerza opositora mayoritaria en el Parlamento. Ya pasamos de los días en que el PPC se mantenía firme contra el Fujimorismo y ahora, todos actúan como “hermanos”. Las declaraciones de Eguren “legitimando” y pidiendo respeto a la elección de Martha Chávez es una viva expresión de esa alianza bajo la mesa.

Vemos que existe una correlación de que si pierdes el poder de negociación en el Parlamento, tienes que, necesariamente, buscar una alianza para poder sobrevivir en la vida política. ¿A esto han llegado dos de los partidos tradicionales más reconocidos de nuestro país? El PPC intenta sobrevivir con una renovación de sus cuadros (Lourdes Flores ya no desea postular a la Presidencia de nuevo); sin embargo, el APRA sigue en el mismo embrollo de caer en el caudillismo partidario de Alan García. Una muestra: el PPC ha presentado candidatos para Regidores en las Elecciones Complementarias de este 24 de Noviembre. El APRA, la otra cara de la moneda, ni “chicha ni limonada”.

Finalmente, hay que aguardar para poder ver como esta alianza entre el APRA, PPC y el Fujimorismo tendrá su propio juego político en las elecciones del 2016, donde esas tres fuerzas políticas son competidoras directas por ese electorado de centro y derecha. Si bien la elección de Martha Chávez ya quedó sin efecto alguno (por presión popular, claro está), vemos que hay votos y alianzas que se juegan siempre tras una coyuntura. O acaso, ¿ya olvidaste la “Repartija”?.

Publicado el noviembre 10, 2013 en Columna Dominical y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. OSBALDO BARRETO RAMIREZ

    HOLA ALEJANDRO, ME PARECE MUY ACERTADO TU PUNTO DE ANALISIS , PERO LAMENTABLE ES DECIRTE QUE NUESTRO PERU ESTA MANEJADO POR PODERES
    ECONOMICOS , LO PENOSO ES QUE ELLOS SON TITERES UNIDOS POR UN SOLO OBJETIVO DE CORRUPCION.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: