Promoviendo la transparencia en la gestión pública: El “Plan de Acción de Gobierno Abierto”

FABIOLA

Por: Fabiola Casaretto

La transparencia en la administración pública de nuestro país  es un asunto que siempre ha sido de interés de los ciudadanos. En efecto, la búsqueda de la transparencia en la gestión pública, en términos de una actuación óptima por parte de las entidades estatales, ha sido, recurrentemente, objeto de discusión. Ahora bien, como señala Elsa Bardález[1], muchas veces, debido a los numerosos casos de inconducta y mal manejo de recursos públicos, la percepción que se tiene del Estado en la ciudadanía no siempre es la más positiva. No obstante, a mediados de los años 70’s, se han venido promoviendo nociones como “apertura”, “participación” y “transparencia” en el espacio político europeo; lo cual condujo a una nueva visión sobre el acceso a  información pública  por parte del ciudadano. Visión que tenía como objetivo la  definición de la capacidad de los ciudadanos para evaluar las medidas que se adoptan desde el Estado.

En el caso latinoamericano, se presentan ciertos avances en relación a legislación sobre el derecho de acceso a la información pública para incrementar los niveles de transparencia del Estado, lo cual iniciaría un proceso hacia una cultura de apertura en la gestión pública; sin embargo, este debiera constituir la regla, más que la excepción[2]. Actualmente en nuestro país, al encontrarnos en un contexto en el que se reconoce el crecimiento de la economía peruana y se promueve un proceso de modernización de la gestión pública,  parece resurgir  el debate sobre la posibilidad de tener un Estado capaz que responda satisfactoriamente a las  demandas de la ciudadanía.  Un debate que estaría  presente en la literatura sobre gestión pública,  y que iría adquiriendo forma con la iniciativa de promover la transparencia pública desde la actual gestión gubernamental. Ahora bien, lo que cabría indagar es el cómo. En ese sentido, el análisis se centrará en una de las medidas a implementar en el presente período de gobierno: “El Plan de Acción de Gobierno Abierto[3]”.

Hacia inicios de octubre del presente año, por motivo de la conmemoración del  Día Mundial del Acceso a la Información Pública que se llevaría a cabo el 28 de setiembre, la  Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), por medio de la Secretaría de Gestión Pública, presentaría los avances que se están produciendo en torno a las buenas prácticas de gobierno abierto. Esta iniciativa, según dicha institución, está orientada a disminuir las posibilidades de corrupción dentro de las entidades del Estado; así como a promover un mayor nivel de transparencia en las mismas.  Dentro de la estrategia de gobierno abierto, podríamos situar la necesidad de facilitar el acceso a la información pública por parte de los ciudadanos, a través de la implementación del gobierno electrónico en las entidades estatales; así como la promoción de la participación ciudadana, entre otros.

En efecto, la implementación del “Plan de Acción de Gobierno Abierto” constituye un intento por aumentar la integridad de la función pública; no obstante se sabe que, como todo proceso, sus resultados se percibirán en un largo plazo. Por eso, es necesario tomar en consideración dos aspectos claves: en primer lugar, la capacitación a los servidores públicos debido a que, en la realidad práctica, se presenta un gran déficit en materia de transparencia y acceso a la información. Por otro lado,  se debe hacer énfasis en la difusión del derecho de acceso a la información pública para incentivar a los ciudadanos a ser críticos,  en términos constructivos, de los servicios que se le brindan.

Como se sabe , iniciar un proceso de dicha magnitud tomará tiempo; sobre todo, teniendo en cuenta que se centra en el punto más crítico de la función pública en nuestro país;  sin embargo,  dicha iniciativa resulta positiva en la medida en que se orienta hacia una meta principal: Fortalecer los vínculos entre la ciudadanía y el Estado mediante una mayor transparencia  en la gestión pública   ; lo cual, a su vez, permitirá cambiar   en cierta medida  la percepción negativa  que se tiene de esta. No será fácil; sin embargo, constituye un cambio progresivo en tanto se presenta como una  nueva forma de hacer gestión pública en el Perú.

 

Se recomienda:

Consorcio de Investigación Económica y Social CIES

(2011)  La investigación económica y social en el Perú: Balance 2007 – 2011 y agenda 2012 – 2016

Ramírez. Alujas, Álvaro

(2011)  Gestión Pública: Tendencias actuales y el (inevitable) camino que viene. Reflexiones finales


[1]  Bardález, Elsa. (2011).  Gobernabilidad, corrupción y transparencia. En: La investigación económica y social en el Perú: balance 2007 – 2011.  Editorial CIES

[2] Se puede hacer referencia a los casos de Chile y Uruguay, países que cuentan con legislación en la materia (Ramírez, Álvaro, 2010).

[3]  Cabe señalar que el “Plan de Gobierno Abierto” se inserta dentro de la Alianza para el Gobierno Abierto (Open Government Partnership), que es un acuerdo al cual se suscribe nuestro país en el año 2011. Entre sus principales objetivos  figura la necesidad de constituirse  como  un esfuerzo conjunto, entre diversos países,  para mejorar el desempeño de la gestión pública en los mismos.

Publicado el noviembre 2, 2013 en Gestión Pública y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: