Los 12 años del 9/11: Las secuelas de la caída de las torres del gigante

GABRIEL 2

Por: Gabriel Tristán

Las imágenes de aviones atravesando edificios, llamaradas gigantescas estructuras derrumbándose, nos han llenado con desesperanza, profunda tristeza e ira. (George Bush)

Hace unos días se conmemoraron 12 años de un evento que marcó un capítulo triste en la historia de Estados Unidos: la caída de las Torres Gemelas. Este suceso no solo determinó la vulnerabilidad de hasta ese momento la única gran potencia mundial, sino también el poder de Al Qaeda para infligir daño a este poderoso país. Fueron miles de muertes que el mundo lamentó y que utilizó el ex presidente George Bush de excusa para así perpetrar la invasión Norteamericana a Irak.

Aunque se podría pensar que este suceso solo afectó a la hegemónica nación estadounidense, también se modificaron varios factores en su relación con el resto del mundo. En primer lugar, perdieron el aire de invulnerabilidad que habían obtenido con la caída de la URSS a comienzo de los noventas. La caída de las torres gemelas mostró la insuficiente seguridad con la que contaba Estados Unidos y la relativa facilidad con la cual se podían infiltrar terroristas islámicos en los vuelos comerciales.

En segundo lugar, fue la razón perfecta para que se perpetrara el ataque hacia los países islámicos. Si bien el componente económico (petróleo) fue una parte fundamental de la búsqueda en la invasión a Medio Oriente, mantener el Status quo fue un factor fundamental en su relación con el resto de países potencia. En este contexto donde se visualiza la paulatina expansión de Brasil, India y China como potencias emergentes, era necesario que Norteamérica demostrara su vigencia bélica en el mundo ante cualquier posible ataque.

En tercer lugar, este ataque conllevó una discriminación a nivel religioso y cultural hacia la sociedad musulmana. Se pensó que cada persona con este credo religioso era un terrorista encubierto (sea hombre o mujer) y se procedió a excluirlos de la vida en la sociedad occidental. Prohibiciones en el uso de la burka en Francia, la negación de visas para ciudadanos del Medio Oriente en Estados Unidos y la no contratación de personas con creencias musulmanas en la Unión Europea fue una muestra de las secuelas del ataque de a las torres gemelas.

Finalmente, para Estados Unidos el 11 de setiembre se ha convertido en una fecha para la reflexión y la conmemoración de las víctimas que murieron en el atentado terrorista. Un día para hablar de la paz y no odiar a la religión de los que perpetraron el ataque. Quizá así las víctimas puedan descansar en paz.

 

Publicado el septiembre 17, 2013 en Política Internacional y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: