El VRAEM, una tarea pendiente del Estado peruano

DSC01139

Por: Alejandro Mejía Tarazona

A pesar del reciente reconocimiento por parte del gobierno de Ollanta Humala de que los efectos de la crisis económica en el mundo ya comienzan a sentirse en nuestro país, sin duda la noticia que marcó, y sorprendió a muchos, fue la del anuncio de la muerte de importantes mandos narcoterroristas de Sendero Luminoso en el VRAEM. La caída de dos mandos militares como “Gabriel” y “Alipio”, pone en cuestión cuál será el futuro de los remanentes de SL y, a pesar del anuncio con dosis de triunfalismo por parte del gobierno, aún hay un largo proceso en la lucha que sigue llevando a cabo el Estado. Por tanto, es necesario mirar con cautela las recientes acciones llevadas a cabo por las FF.AA contra el clan de los Quispe Palomino.

Si bien durante los últimos años, la estrategia que ha emprendido el Estado para combatir la subversión en el VRAEM ha estado inmersa de altibajos, el reciente anuncio de la muerte de dos mandos militares de Sendero Luminoso sin duda es un golpe contundente contra la amenaza del narcoterrorismo. Sin embargo, ¿por qué el exceso de triunfalismo en los medios de comunicación? Hay una cuestión importante que no debemos dejar de lado: si algo ha caracterizado a Sendero Luminoso desde su surgimiento en los años 80’s es que han sabido organizarse y cuentan con mandos medios capaz de reemplazar a mandos importantes. Por más que el camarada José no reconozca al SL de Abimael Guzmán (por haber firmado el acuerdo de paz con el gobierno de Fujimori en los 90’s), su mismo liderazgo y el de los camarada “Gabriel” y “Alipio” son producto de esta organización partidaria del que fueron parte cuando Sendero Luminoso emprendió su guerra contra el Estado peruano.

Entonces, el reemplazo de los recientes mandos militares abatidos en el VRAEM por mandos más jóvenes es algo inminente. Ahora, surge un cuestionamiento importante: ¿por qué el Estado peruano, después de tantos años, no puede derrotar a unos pocos remanentes de SL? Considero que existen dos respuestas: En primer lugar, los gobiernos democráticos post- Fujimori, decidieron permitir que este grupo subversivo se logre desarrollar y, con esto, mantener expectante los triunfos del Estado en su lucha contra SL en el VRAEM. Esto, con el objetivo de utilizarlos para momentos en que la ciudadanía demuestre su descontento hacia el gobierno de turno. ¿Por qué creen que Fujimori capturó al camarada “Feliciano” un año antes de las elecciones del 2000? Lo mismo podemos decir de lo curioso del gobierno de Humala de haber anunciado este “triunfo contra Sendero Luminoso” en un contexto de protestas sociales y de reducción en las encuestas de la aprobación hacia la pareja presidencial. El mensaje es claro: el gobierno busca recuperar la confianza de la ciudadanía.

Una segunda idea, y ya finalizando, es que detrás de las acciones de los Quispe Palomino en el VRAEM, están los intereses de los cocaleros, narcotraficantes en la zona y la población civil beneficiada con el dinero proveniente del narcotráfico. El gobierno de Humala decidió llevar “el Estado” al VRAEM a través de programas sociales pero, como vemos, esto no ha sido suficiente. Los hallazgos continuos de mayores pozos de maceración, pistas de aterrizajes clandestinas y, “la cereza de la torta”, el habernos convertido en el primer productor mundial de cocaína, superando a Bolivia y Colombia, pone en evidencia que el problema no es solo los remanentes de Sendero Luminoso. Es evidente: existe un problema aún mayor.

No es intención el desmerecer los avances del gobierno en su lucha contra la subversión; sin embargo, hay que tomar con cautela los triunfos y enfocar el debate en cuál es la mejor estrategia para darle a la población civil en el VRAEM (que se siente más protegida por los narcoterroristas que por el propio Estado), mayores beneficios en actividades económicas alternativas al narcotráfico. No es simplemente capturar a mandos importantes de SL, sino paralelamente integrar a la población civil en dicha zona de conflicto. Hay aún muchas tareas pendientes.

Publicado el agosto 18, 2013 en Columna Dominical y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: