La Inseguridad Ciudadana, el Estado y los Medios de Comunicación

seguridadciudadana

Por: Cecilia Colán Quevedo (Invitada especial)

Politóloga egresada de la UNMSM.

Dentro de un contexto de un indulto negado a Fujimori, de personajes de la política nacional acusándose y “fiscalizándose” entre si, recordando las contradicciones del ex -presidente Toledo, del: “No a la relección conyugal”, entre otros temas que inundan ahora los medios de comunicación, quedan a un segundo plano los temas que importan de verdad. Temas como la reducción de la pobreza, la calidad de la educación, las cifras de violencia intrafamiliar y, violencia en las calles, la drogadicción, el narcotráfico, el terrorismo; en fin, infinidad de temas de los cuales depende la calidad de vida de los ciudadanos y  el verdadero desarrollo humano.

En este caso haré referencia a uno en particular que está causando no solo cifras  alarmantes de muertes de inocentes a diario, que no solo causa dolor, sino indignación y cada vez un mayor temor de salir a las calles: el aumento de la inseguridad ciudadana, a propósito del último comentario que hiciera nuestro presidente Ollanta Humala al respecto. Según un informe del Instituto Nacional de Estadística (INEI) el 86,7% de la población siente que podría ser víctima de algún acto delictivo, yo me considero una de ellas.  Asimismo también dieron a conocer que 38 de cada 100 personas de 15 y más años de edad de las principales ciudades del país han sido víctimas de la delincuencia.

Esto no solo podemos constatarlo en estadísticas, sino que es lo que a diario y a todas horas del día reportan los medios de comunicación tanto de televisión, radio y como de prensa escrita y de hecho lo vemos en nuestra ciudad. El debate está, en si mostrar toda la delincuencia es positivo para la audiencia o, si por el contrario, se está haciendo mal al mostrar todas las atrocidades que a diario se comenten en nuestro país dando así un “mal ejemplo”. En otras declaraciones, el presidente también criticaba fuertemente a los medios de comunicación diciendo que la prensa debería mostrar cosas buenas en lugar de mostrar tantos malos ejemplos, a lo cual unos conductores de noticias le respondieron que las noticias que se muestran son lo que hay,  lo que acontece en su gobierno y que, aunque sea lamentable, debe mostrarse.

El conducir a los medios de comunicación en el modo de presentar este tipo de noticias es tan importante cómo el tema en sí. Es natural sentirnos inseguros, es normal que a diario escuchemos que ahora la vida y la integridad de un ser humano no vale nada, para aquellos que por encargo y su respectiva remuneración le quitan la vida a alguien, o porque quisieron robarle el dinero, el carro, la casa, o porque se encontraban bajo los efectos de las drogas, e infinidad de atrocidades más; que ahora las encontramos también a vista y paciencia de todo el mundo en las redes sociales, pues los sicarios tienen hasta sus propias cuentas de Facebook.

Es correcto informar a la ciudadanía del acontecer nacional aún si esto se trata de delincuencia porque así podemos nosotros estar prevenidos. Sin embargo, debería presentarse de una manera más crítica y analítica, es decir, añadiendo a la noticia entrevistas serias a personas especialistas del tema, con nuevas propuestas, con análisis desde el aspecto social, psicológico, económico, jurídico y desde el ámbito de las políticas públicas. Todo lo mencionado anteriormente debe informar a la población de cuanto se está haciendo (sin dar muchos detalles que hagan que las armas de los delincuentes se dupliquen) desde los diferentes niveles de Gobierno.

Para ello, el Estado debe encontrar la correcta armonía con los medios de comunicación, pues algunos al presentar diversas noticias de un modo incorrecto, muchas veces se escudan en el artículo N° 2 de la Constitución Política del Perú, en los incisos 2 y 3. En ambos se hace mención de que no hay persecución por razón de ideas o creencias y que no hay delito de opinión, así como que todo individuo tiene derecho a las libertades de información, opinión expresión y difusión del pensamiento mediante la palabra oral o escrita o la imagen por cualquier medio de comunicación social, sin previa autorización ni censura ni impedimento algunos, bajo las responsabilidades de ley.

La noticia debe mostrarse con reflexión y no mostrándolo uno tras otro como algo simplemente cotidiano o normal. Esto, ha generado una situación que la gente suele ver como rutinaria y no como el grave problema que es en realidad. Es tarea de todos contribuir a acabar con la inseguridad ciudadana.

Publicado el junio 11, 2013 en Política Nacional. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: