Muerte de Jorge Videla: Reflexiones acerca del dictador argentino

yo

Por: Gabriel Tristán

Hace unos días pasó a mejor vida uno de los más sanguinarios dictadores en la historia argentina. Jorge Videla murió por razones que aún se están investigando (pudo ser una mala praxis por parte de los médicos o un tropiezo en la bañera). Si bien un amplio sector de la población celebró su deceso, para otras personas este hecho no fue del todo positivo. Una frase expresada por Bárbara García (presidenta de la Asociación Asturiana de Familiares de Desaparecidos en Argentina) explica este punto: “La muerte de Videla no nos alegra. Se llevó muchos secretos a la tumba”[1]. El deceso de más de 30 000 argentinos en este régimen de terror es algo que muy pocos podrán olvidar. La represión que vivieron personas cuyos ideales podrían caracterizarse como de izquierda o de tendencia comunista fue brutal. Pero, ¿quién y qué hizo este “burócrata del mal”? En las siguientes líneas veremos más su época de terror y las consecuencias que generó.

El terror de los comunistas: La junta militar de 1977

”En toda guerra hay personas que sobreviven, otras que quedan incapacitadas, otras que mueren y otras que desaparecen. Argentina está finalizando esta guerra y, consiguientemente, debe estar preparada para afrontar sus consecuencias. La desaparición de algunas personas es una consecuencia no deseada de esta guerra” – Jorge Videla

En datos históricos, Jorge Videla encabezó el golpe de Estado a Isabel Martínez de Perón el 24 de marzo de 1976. Asumió el poder el 29 del mismo mes y se quedó como miembro de la misma por más de 5 años, donde fue reemplazado por Eduardo Viola. Este régimen dictatorial de derecha buscó perseguir, secuestrar, torturar y matar a cualquier persona que tuviera un pensamiento de izquierda o marxista. Aunque la amplia mayoría de ciudadanos estaban atemorizados por este gobierno sin libertades, la junta militar encabezada por Videla buscó mostrar una imagen distinta al mundo “Los argentinos somos derechos y humanos” y cualquier individuo que expresara lo contrario se le catalogaba de antipatriota

La subversión en la junta militar era un pecado mortal. Se prohibía libros, teorías y que los profesores enseñaran cualquier idea que vaya en contra del régimen. “Se incinera esta documentación perniciosa que afecta al intelecto y a nuestra manera de ser cristiana, a fin de que no pueda seguir engañando a la juventud sobre nuestro más tradicional acervo espiritual: ‘Dios, Patria y Hogar”. Fue en base a ideas pseudo-cristianas que intentaba fundamentar sus matanzas y violaciones a los derechos humanos. Muchos grandes pensadores y talentosos profesionales tuvieron que huir para no verse torturados o asesinados por este dictador genocida.

Post-Videla: El replanteamiento de la izquierda y la democracia en Argentina

“Con signos de interrogación, Videla se pregunta: ¿Son una realidad, un invento, una especulación política o económica? ¿Qué son realmente los desaparecidos?”  – Cristina Fernández [2]

La dictadura militar ocasionó una gran pérdida para la izquierda argentina. No solamente muchas personas murieron defendiendo sus ideales de igualdad social y lucha de clases, sino también muchos intelectuales abandonaron tierras gauchas. Pero fue gracias a los que se quedaron, sobrevivieron o regresaron que se construyó una nueva forma de concebir a la izquierda en Argentina. Al haber vivido un alto proceso de represión, hubo una mayor moderación a la hora de plantear sus propuestas. Esto permitió que con Néstor Kirchner pudiesen llegar al poder. Fue precisamente él quien trata de sacar de la crisis que se encontraba al país del tango. Después de una serie de gobiernos que no habían satisfecho a la nación (ni política ni económicamente), fueron sus reformas las que calaron hondamente en el corazón de los argentinos. “Y tuvo que llegar Néstor Kirchner para demostrar que la Justicia era posible; es más, para demostrar que la condena a los crímenes de la dictadura era una condición necesaria para la consolidación de la legitimidad democrática[3]”. El gobierno de su esposa Cristina Fernández siguió la misma línea de izquierda y hasta ahora se mantiene en el poder.

Argentina Hoy: Reacciones sobre la muerte de Videla

“Miedo era el que teníamos nosotros, miedo que no te deja pensar ni reaccionar, porque era el miedo a desaparecer, a lo que te podía pasar por el solo hecho de ser joven” Cristina Fernández[4]

En estos días, muchas personas están conmocionadas con el lugar de descanso eterno del cuerpo inerte del infame dictador. Según el cementerio al que lo lleven, habrá un reclamo de la población (en su mayoría gente de izquierda o víctimas de los abusos) por aquello que consideran una deshonra. El dictador por su parte murió sin arrepentirse de sus crímenes ni pidiendo perdón. Murió como cualquier otro mortal y quizá eso es lo que más le fastidia a las víctimas. “Terminó sus días sin quebrar su figura de pulcro administrador del infierno, donde lo esperan[5]”. ¿Habrá justicia más allá de esta vida? Las más de 30 000 víctimas,  los niños abandonados y las abuelas de mayo esperan que sea una respuesta afirmativa.

Publicado el mayo 30, 2013 en Política Internacional y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: