“Entre mesías socialista y gobernante demagogo”: Relación entre Chávez y el pueblo Venezolano

yo

Por: Gabriel Tristán

Se fue como cualquier mortal. Se fue dejando a millones de venezolanos llorando su muerte. Hugo Chávez ha sido uno de los personajes políticos más importantes en Latinoamérica. No había medias tintas con él: lo odiabas o lo amabas.  El país llanero, con medios de comunicación manipulados en su mayoría por el oficialismo, tiñó de tristeza las radios y la televisión el día posterior a su muerte. Se dio siete días de luto y se repitió la frase “Chávez no ha muerto, vive en nuestros corazones”. Y es que para los más necesitados, su difunto presidente fue su Libertador. Cual Bolívar, que los emancipó de los españoles, Hugo Chávez los fue librando de la miseria. El problema fue que les dio el pescado, pero no les enseñó a pescar.

 

El Comandante de los pobres

 

“El hombre del futuro se llama Chávez, porque además Chávez ya no soy yo, Chávez somos todos (…)”. 28 de julio de 2012

Hablar de Hugo Chávez es hablar de dos ópticas distintas. La primera, fuera del régimen, es la del populista que hizo lo que quiso gracias al petróleo. La segunda, dentro del régimen, es la del nuevo mesías bolivariano que llegó para brindar alimentos y vivienda a los que menos tienen. Ambas visiones per se son correctas de acuerdo al lado donde quieras mirar. Lo que sí nadie puede negar es que Chávez identificó la desigualdad y pobreza que existía en Venezuela. El problema es que no pudo disminuir la brecha entre pobres y ricos (no solo a nivel económico sino social y educacional), sino que más bien terminó acrecentándola y generando un desprecio latente entre su “pueblo escogido” -miembros del Partido Socialista Unido de Venezuela o PSUV-  y el sector opositor al régimen.

Los subsidios en los alimentos, la construcción de viviendas para los más pobres, el suministro de combustible a bajo precio y la mejora de la educación y salud de los más necesitados fueron la gran obra de Hugo Chávez y el alto precio del petróleo. Un pueblo que comenzó a tenerlo todo y vio que su condición de vida comenzó a cambiar simplemente por formar parte del partido oficialista, no dudó en apoyarlo en la mayoría de comicios en los que presentó. Esto, sumado a una oposición desmembrada y con mala fama (salvo cuando se unieron en torno a Henrique Capriles) hizo que “El Comandante” no tuviera dificultades en salir reelegido varias veces.

El carácter personalista y beligerante de Chávez fue un punto a favor en el sentir de sus simpatizantes. Chocar contra el poder de la oligarquía venezolana o el imperialismo yanqui fueron los pilares de sus discursos. Su liderazgo natural frente a las situaciones adversas en su país fue fundamental para ganarse el respeto popular, el respeto del menos favorecido.

Chavismo Post Mortem y una mirada a las siguientes elecciones

Hugo Chávez no pensó morir tan pronto. Es por esta razón que no dejó, o al menos no pensó dejar, un sucesor que estuviera a la altura de su elocuencia. Actualmente, el chavismo se encuentra exacerbado, emocionado y expectante en busca de un nuevo líder. El pueblo oficialista, el pueblo beneficiado por los subsidios de Chávez, espera no perder lo ya obtenido. Lo que ignoran es que el sistema establecido en Venezuela no es rentable para ningún gobierno y cuando el petróleo se acabe llegará una gran crisis económica y social.

Nicolás Maduro es el candidato oficialista y sucesor por mandato oral de Chávez. Lamentablemente – para los intereses del partido – no tiene el carisma, ni el liderazgo, ni la labia que presentaba Hugo Chávez. Su ventaja comparativa actual son los sentimientos encontrados que existen gracias a la reciente muerte de su amado presidente libertador. Por otro lado, Henrique Capriles es el ya anunciado candidato opositor. Estuvo medianamente cerca de vencer en los comicios de octubre pasado y ahora se presenta como una opción importante por un cambio sustancial en Venezuela.

En un mes se decide el destino del país llanero. En un mes se verá si el recuerdo de Chávez pudo acabar otra vez con el ímpetu de la oposición. ¿Será el inicio del fin para el Chavismo sin Chávez o podrá Nicolás Maduro mantener ese nivel de liderazgo que su pueblo y partido necesitan? ¿Habrá o no un cambio en Venezuela? Estas y otras interrogantes, solo el tiempo y los resultados en las elecciones lo responderán.

Publicado el marzo 15, 2013 en Política Internacional y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Celia Adrianzén.

    Felicitaciones Gabriel que buen, reporte sobre Hugo Chávez, muy cierto. Suerte en todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: