Archivos Mensuales: marzo 2013

Políticas Públicas de violencia familiar y sexual en el marco de un Estado descentralizado

TINTERO

Por: Merybet Morales Espino

Hace unas semanas conmemoramos Día Internacional de la Mujer, día que nos invita a la reflexión, acerca de los avances que se están generando hacia una situación de igualdad.  Sin embargo, en nuestro país, las cifras nos revelan que aún no hemos podido combatir un grave problema social como la violencia familiar y sexual, que según cifras oficiales, sólo en el 2012, se atendieron 42 mil casos[1]. Esto nos invita a preguntarnos cuál está siendo el rol del Estado en esta lucha constante ante el problema.

El Estado Peruano, desde el año 1996, cuenta con un aparato institucional que ha pasado por varios cambios de estructura desde que apareció, como el Ministerio de Promoción de la Mujer y Desarrollo Humano (PROMUDEH) que tenía como finalidad promover políticas para la mujer y la familia con la principal directriz de la equidad de género. Luego, en el año 2002 se modificó su estructura anexándole organismos como el PRONAA, FONCODES, INABIF, entre otros.[2] Finalmente, ante la creación del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, se ha vuelto a modificar la estructura hacia políticas públicas de género y grupos vulnerables de la sociedad, entre ellas, tiene la función de atender el tema de violencia contra la mujer.[3]

Además, de estas reformas institucionales, la Descentralización también ha devenido en cambios en el Ministerio pues ha tenido que transferir competencias y funciones a los Gobiernos Regionales y Locales[4] como en el caso del tema de violencia familiar y sexual en el marco del Plan Nacional contra la Violencia de la Mujer.[5]

Sin embargo, para poner en marcha políticas públicas como el Plan Nacional contra la Violencia Sexual y Familiar, existen factores claves como la voluntad política de los gobiernos sub-nacionales para hacer frente a este problema público.  Aunado a la condición jerárquica perdida por el Ministerio de la Mujer, como una estructura estatal, en la práctica, tiene un rango menor en comparación a Ministerios como el Ministerio de Economía y Finanzas.

Según la transferencia de competencias y funciones, el Ministerio de la Mujer solo puede diseñar y evaluar a los gobiernos regionales más no obligar a aportar, por ejemplo, insumos financieros. Esto explicaría tal vez porque, según un Informe de la Defensoría del Pueblo, sólo 8 regiones han destinado presupuesto para la realización de planes de prevención[6], a pesar de que estos gobiernos sub-nacionales tienen a su cargo los Centros de Emergencia Mujer.

Esperemos que en años posteriores las cifras alarmantes se reduzcan y se consolide el papel rector del Ministerio de la Mujer y los gobiernos sub-nacionales tengan la voluntad política para actuar de la mano de otros actores ante esta problemática que viene dañando a muchas peruanas como tú o como yo.

Y así todo Continuó: Lo que dejo el Proceso de Revocatoria en Lima

486065_244449922358711_1358840979_n

Por: Piero Miranda Carrillo

Y tras un largo fin de semana, finalmente se dieron los resultados de este proceso de revocatoria. Ganó el NO, lo que representaba el triunfo de la Alcaldesa Villarán y su permanencia en el sillón municipal, pero con la mayoría de sus regidores revocados. Así, estos últimos comicios nos dejaron valiosas lecciones de ciudadanía y democracia como también algunas interrogantes acerca de la imagen de los que intervinieron en el proceso de revocatoria a la Alcaldesa Villarán, la cual es también importante de abordar.

Al término de la revocatoria,  llegamos a varias conclusiones, entre ellas que no hay grandes perdedores ni grandes ganadores. Ante esto, es normal preguntarse cómo afecta el proceso de revocatoria a nuestra ciudad, por lo cual comenzaremos el análisis entorno a la figura de la alcaldesa Villarán.

Susana Villarán consiguió una segunda oportunidad para que corrija y culmine su mandato, así como también ganó el respaldo de partidos políticos como el PPC, PP, GP y de un sector de los sindicatos que antes le eran opuestos. Sin embargo,  la alcaldesa, que no cuenta con su equipo base ni gente de confianza, se muestra  debilitada  pese a tener el apoyo de líderes y partidos políticos, ya que al no tener una mayoría para gobernar, hace que se torne complicado realizar avances inmediatos como requiere la gestión municipal.

El PPC y  Lourdes Flores también fueron mencionados como los grandes ganadores, pues con el apoyo al NO y su acercamiento a la alcaldesa Villarán,  lograron consolidar una buena estrategia política: fortificar la imagen de Lourdes Flores. Con esto, el PPC  consiguió ser el garante de buen porvenir en el municipio y ganar la participación absoluta. Pese a ello, Flores y el PPC sabían los  riesgos de respaldar a la alcaldesa Villarán, pues un gran sector de los que apoyaron la campaña del NO, serían votos golondrinos, o sea grupos de centro izquierda,  como  también liberales y sindicatos que no necesariamente apoyarían al PPC en una contienda  electoral. Por último, el PPC  también sería el blanco político si es que Villarán no cumpliese sus promesas, y si todavía somos más observadores, los que votaron por el NO en los diferentes distritos, no difieren a las personas  que votaron por Lourdes Flores en las últimas elecciones, por lo tanto, aún hay mucho que decir al respecto.

Respecto a Luis Castañeda, considerado el gran perdedor del proceso, este decidió apelar nuevamente a su discreción política pero esta vez sin éxito, ya que con una imagen dañada por el caso COMUNICORE, su apoyo al SI a último momento  y que hayan  revocado a su hijo del municipio, como “chuponeando” sus planes, dejan a Luis Castañeda como una persona no grata para un gran sector de la ciudad. Sin embargo, no todo sería malo para el ex alcalde, ya que los distritos populares  que apoyaron directamente al SI, son en su gran mayoría el voto fuerte de Castañeda, por lo que se vería  que realmente Castañeda guarda aún vigencia entre ese sector de la población, por lo que cabría recordar que el ex alcalde aún cuenta con un apoyo importante.

Otros personajes como el ex presidente Alan García, habrían conseguido no solo mantener  vigencia política, sino tener la seguridad que  si la  coalición de fuerzas por el SI no funcionaba, siempre existe un beneficio en el solo hecho de aparecer en la escena electoral. Por otro lado, PPK que optó por apoyar a la alcaldesa y revocar a sus regidores, consiguió un libre movimiento entre ambos grupos sin crear complicaciones ni enemigos en ambos lados. Por último, Mauricio Mulder e integrantes del fujimorismo como Martha Moyano que optaron por seguir al SI estratégicamente, al no lograr un triunfo  consiguieron mellar su imagen entorno a los problemas por corrupción que recaían entre los que apoyaban el SI y generar más rechazo entre un sector de la población.

No olvidemos que lo más importante es  primero mencionar a la alcaldesa Villarán   que ganó por un gran sector de votantes que optó para que la ciudad no tenga nuevamente elecciones ni se desestabilice el orden actual y no  necesariamente apoyando a su gestión,  por lo que tiene que tomar este  triunfo pensando en que hay fallas que subsanar y mucho trabajo por hacer.  Por otro lado, las fuerzas políticas y ciudadanos que apoyaron al SI, deben dar su voto de confianza a la alcaldesa y realizar un trabajo conjunto y responsable, el cual brinde apoyo e ideas y no zancadillas.

Finalmente, es importante ver los efectos  de la revocatoria en nuestros grupos políticos, pero más importante es esperar algo por la ciudad, la cual lejos de causar polarización, debe causar un criterio de unión entre los ciudadanos. Así también, el sillón municipal debe incentivar e implementar planes de gestión pública, una visión a futuro de la metrópolis y canales de representación ciudadana, que provean de herramientas a la Alcaldesa Villarán para lograr una Lima mejor para todos.

“Entre mesías socialista y gobernante demagogo”: Relación entre Chávez y el pueblo Venezolano

yo

Por: Gabriel Tristán

Se fue como cualquier mortal. Se fue dejando a millones de venezolanos llorando su muerte. Hugo Chávez ha sido uno de los personajes políticos más importantes en Latinoamérica. No había medias tintas con él: lo odiabas o lo amabas.  El país llanero, con medios de comunicación manipulados en su mayoría por el oficialismo, tiñó de tristeza las radios y la televisión el día posterior a su muerte. Se dio siete días de luto y se repitió la frase “Chávez no ha muerto, vive en nuestros corazones”. Y es que para los más necesitados, su difunto presidente fue su Libertador. Cual Bolívar, que los emancipó de los españoles, Hugo Chávez los fue librando de la miseria. El problema fue que les dio el pescado, pero no les enseñó a pescar.

 

El Comandante de los pobres

 

“El hombre del futuro se llama Chávez, porque además Chávez ya no soy yo, Chávez somos todos (…)”. 28 de julio de 2012

Hablar de Hugo Chávez es hablar de dos ópticas distintas. La primera, fuera del régimen, es la del populista que hizo lo que quiso gracias al petróleo. La segunda, dentro del régimen, es la del nuevo mesías bolivariano que llegó para brindar alimentos y vivienda a los que menos tienen. Ambas visiones per se son correctas de acuerdo al lado donde quieras mirar. Lo que sí nadie puede negar es que Chávez identificó la desigualdad y pobreza que existía en Venezuela. El problema es que no pudo disminuir la brecha entre pobres y ricos (no solo a nivel económico sino social y educacional), sino que más bien terminó acrecentándola y generando un desprecio latente entre su “pueblo escogido” -miembros del Partido Socialista Unido de Venezuela o PSUV-  y el sector opositor al régimen.

Los subsidios en los alimentos, la construcción de viviendas para los más pobres, el suministro de combustible a bajo precio y la mejora de la educación y salud de los más necesitados fueron la gran obra de Hugo Chávez y el alto precio del petróleo. Un pueblo que comenzó a tenerlo todo y vio que su condición de vida comenzó a cambiar simplemente por formar parte del partido oficialista, no dudó en apoyarlo en la mayoría de comicios en los que presentó. Esto, sumado a una oposición desmembrada y con mala fama (salvo cuando se unieron en torno a Henrique Capriles) hizo que “El Comandante” no tuviera dificultades en salir reelegido varias veces.

El carácter personalista y beligerante de Chávez fue un punto a favor en el sentir de sus simpatizantes. Chocar contra el poder de la oligarquía venezolana o el imperialismo yanqui fueron los pilares de sus discursos. Su liderazgo natural frente a las situaciones adversas en su país fue fundamental para ganarse el respeto popular, el respeto del menos favorecido.

Chavismo Post Mortem y una mirada a las siguientes elecciones

Hugo Chávez no pensó morir tan pronto. Es por esta razón que no dejó, o al menos no pensó dejar, un sucesor que estuviera a la altura de su elocuencia. Actualmente, el chavismo se encuentra exacerbado, emocionado y expectante en busca de un nuevo líder. El pueblo oficialista, el pueblo beneficiado por los subsidios de Chávez, espera no perder lo ya obtenido. Lo que ignoran es que el sistema establecido en Venezuela no es rentable para ningún gobierno y cuando el petróleo se acabe llegará una gran crisis económica y social.

Nicolás Maduro es el candidato oficialista y sucesor por mandato oral de Chávez. Lamentablemente – para los intereses del partido – no tiene el carisma, ni el liderazgo, ni la labia que presentaba Hugo Chávez. Su ventaja comparativa actual son los sentimientos encontrados que existen gracias a la reciente muerte de su amado presidente libertador. Por otro lado, Henrique Capriles es el ya anunciado candidato opositor. Estuvo medianamente cerca de vencer en los comicios de octubre pasado y ahora se presenta como una opción importante por un cambio sustancial en Venezuela.

En un mes se decide el destino del país llanero. En un mes se verá si el recuerdo de Chávez pudo acabar otra vez con el ímpetu de la oposición. ¿Será el inicio del fin para el Chavismo sin Chávez o podrá Nicolás Maduro mantener ese nivel de liderazgo que su pueblo y partido necesitan? ¿Habrá o no un cambio en Venezuela? Estas y otras interrogantes, solo el tiempo y los resultados en las elecciones lo responderán.

Rompiendo Imaginarios: La otra cara de la Revocatoria

486065_244449922358711_1358840979_n

Por:  Piero Miranda Carrillo

A pocos días del final del proceso que ha tenido en expectativa a toda la ciudad de Lima, el tema de la revocatoria aún da mucho que comentar. Todo lo que ha venido aconteciendo con respecto a la gran campaña para la revocación de la alcaldesa Villarán, nos ha dejado aparte de confusión y dolores de cabeza para todos los ciudadanos, una serie de frases y afirmaciones de los que apoyan al SI y al NO que es  momento de esclarecer.

Así pues, en vez de proporcionar a la ciudadanía motivos contundentes, maduros, y a la altura de un evento, por el cual nos vemos involucrados todos los ciudadanos de Lima, se han dado más que todo frases imperativas, que más que alentar a la razón y a un criterio objetivo, tienen en el miedo y en las contradicciones sociales, una arma poderosa para llegar a su meta. De esta manera, una palabra que se ha mencionado mucho, es el desgobierno

Recordemos pues,  que un desgobierno es la falta de autoridad y, por ende, la ausencia de un mecanismo de control de la sociedad que desembocaría en el caos social. Pero, esta palabra no ha llegado gratis al oído de todos los habitantes de Lima, pues a muchos ciudadanos se nos debe venir a la memoria, la etapa de desgobierno que se vivió en el Perú cuando el ex presidente Fujimori renunciara por fax a la presidencia del Perú, creando un caos social y político que se pudo recién restaurar con el gobierno de transición de Valentín Paniagua. Así mismo, la  figura del desgobierno, quiso también atacar a un poco popular ex presidente  Alejandro Toledo en su punto más bajo de su mandato,  en el cual muchos de sus opositores pedían su vacancia, y que uno de sus puntos de defensa fue el desgobierno que hubiese causado tomar esa medida.  De esta manera, el uso de esta frase, más que incentivar a una actitud responsable, revive viejos temores, los cuales en una sociedad aun marcada por épocas de desgobierno y falta de autoridad, conlleva a la fragilidad de la comunidad.

Otra frase que circula mucho y que se ha escuchado tanto en los grupos que apoyan al Sí como al No a la revocatoria es la muy conocida “Salvemos a Lima” y; a su vez, “Lima no puede parar”.  Por un lado, este proceso de revocatoria no está orientado a “Salvar a Lima” o dejar que se destruya. Lo que se pretende con esta medida es revocar a una autoridad que, para un sector de la población, no ha cumplido sus funciones como alcaldesa y que urge de nuevos miembros para gobernar. Por otro lado, la frase “Lima no puede parar”  da a entender  que al producirse el proceso de revocatoria, Lima estaría entrando en una fase de paralización total, lo cual está lejos de la realidad, pues un solo factor -la revocatoria- no sería causa-consecuencia de la paralización de una ciudad. De esta manera, para una clase política acostumbrada a polarizar entre buenos y malos a los personajes y sectores de la población, el hecho de “Salvar a Lima” y decir que “Lima no puede parar”, se efectúa y se ve como una acción que va más allá del bien y del mal y que trasciende, con su sola mención, lógica y sentimientos.

Por último, mucho se ha referido a que la institucionalidad estaría en peligro con la revocatoria y que traería como consecuencia, entre otras cosas, clientelismo como debilitamiento institucional. El clientelismo se sigue efectuando aún en el Perú, pero, el clientelismo no es una práctica nueva y que se señale que las instituciones empezarían a seguir este camino como consecuencia de la revocatoria,  es decir en voz alta lo que viene sucediendo en las instituciones del Estado  desde hace años. Con respecto al debilitamiento institucional, recordemos que nuestras instituciones no se han destacado principalmente por su fortaleza, y que al igual que  los mecanismos de representación ciudadana, como partidos políticos, estos  se han venido dañando seriamente desde la época de los noventa y  que han  ganado ,paulatinamente, desprestigio con el pasar  de los gobiernos.

Con todo esto, este peligro institucional seria caer en supuestos y no ver realmente detrás de los intereses políticos de los que apoyan y se oponen a la revocatoria, pues no hay mayor interés en politizar a la sociedad, generar mecanismos de participación ni de crear antecedente que sirvan para evitar  futuras negligencias en puestos públicos. Así también, es nuestra obligación informarnos y no dejar arrastrarse por acciones ni actores mediáticos, que conviertan este mecanismo democrático en un juego de intereses.

Finalmente, este proceso nos deja carencias tanto de argumentos e ideas que propicien una conciencia crítica de la ciudadanía. Creer en la circularidad de una frase que no termina de esclarecer una posición firme, respecto a planes a largo plazo y de orientación de la urbe limeña a futuro, es solo parte del juego político en que nadie debería estar involucrado.