La Intervención de Rusia en la crisis de Ucrania

rusia_problemas_ucrania

Por: Angie Ramos (Invitada Especial – UTP)

En estos últimos meses el mundo ha sido testigo de una de las más grandes crisis bélicas en Europa. Toda la mira internacional ha estado enfocada en los problemas internos de Ucrania, especialmente por el conflicto de intereses respecto al futuro del país. Se tienen dos posiciones, la facción pro-europea apoyada por la Unión Europea y Estados Unidos, que busca unirse a la Unión Europea y desligarse paulatinamente de la influencia rusa, y la facción pro-rusa apoyada por Rusia, la cual no desea perder sus vínculos económicos-culturales con dicho país y ve amenazados sus intereses en la firma del tratado de asociación con la Unión Europea y el acercamiento con las potencias occidentales.

Sin embargo existen grandes intereses en juego por parte de las potencias mundiales. La firma del tratado de asociación con la Unión Europea es vista como una forma de acorralar a Rusia, al retirar de su área de influencia a las ex republicas soviéticas tal y como ocurrió con los países bálticos (Lituania, Estonia y Letonia). Adicionalmente, la mayor amenaza para Rusia es la posible integración de Ucrania a la OTAN. Los rusos ya han tenido problemas a lo largo de la década pasada por la iniciativa de la OTAN de construir un escudo antimisiles defensivo so pretexto de evitar posibles amenazas de países hostiles como Corea del Norte o Irán, pero visto por Rusia como una provocación directa hacia ellos.

Regresando a la problemática de la división de Ucrania, podemos encontrar distintos grupos étnicos agrupados de acuerdo a su procedencia, idioma y religión. En el oeste de Ucrania encontramos a una mayoría que habla el idioma ucraniano, pertenece a la Iglesia Ortodoxa Ucraniana dependiente del patriarcado de Kiev y desea integrarse a la Unión Europea. Por el contrario, en el este encontramos que convive un gran número de rusos junto con ucranianos los cuales usan el idioma ruso, además de pertenecer a la Iglesia Ortodoxa Ucraniana dependiente del patriarca de Moscú. Esta parte oriental mantiene vínculos con Rusia y tiene un fuerte intercambio económico en la frontera ruso-ucraniana.[1] Por ello desean mantener en buen estado las relaciones con el país vecino. Adicionalmente, existe una minoría tártara, descendiente de las más de 300.000 personas deportadas por Stalin a Siberia tras acusar a la etnia tártara de colaborar con la Alemania Nazi. Por ello, esta minoría tiene un resentimiento hacia Rusia.[2]

¿Por qué Rusia interviene en los asuntos internos de Ucrania?

El trasfondo de esta cuestión es bastante amplio, remontándose a los tiempos de Catalina La Grande, cuando Rusia conquistó el suroeste de Ucrania, arrebatándole Crimea al Imperio Otomano en el siglo XVII. Siglos después el entonces líder soviético Nikita Kruschev cede la península de Crimea a la república socialista soviética de Ucrania. Finalmente tras la desintegración de la URSS, Boris Yeltsin accede a que Ucrania se quede con la península a condición de asegurar la permanencia de la flota rusa del mar Negro en la base de Sebastopol en 1994 – el contrato menciona que sólo pueden desplegarse en la base militar alrededor de 27.000 soldados. Cabe destacar que esto se materializó en la firma de un contrato de arrendamiento de la base hasta 2042.[3]

Tras el cambio de Gobierno de Ucrania, visto por los medios occidentales como la destitución de un Presidente impopular y. por Rusia como un golpe de Estado, militares pro-rusos tomaron el parlamento de Crimea y llamaron a una votación para definir el estatus de la Provincia autónoma de Crimea, la cual tuvo como resultado la declaración de Crimea como república independiente y la posterior solicitud de integración a la Federación Rusa, que fue aprobada por el gobierno ruso. Esto se ha visto como una injerencia por parte de Rusia en asuntos internos de Ucrania, existiendo el rumor de que los militares son en realidad oficiales rusos de la cercana base de Sebastopol, ubicada en Crimea. El acto anterior, estaría yendo en contra del Tratado de Solución de Controversias firmado en los acuerdos de Naciones Unidas de 1945.

Rusia se escuda para defender su intervención en la amenaza de grupos nacionalistas de extrema derecha que sienten un marcado rechazo hacia la población ruso-hablante, hecho refrendado en la derogación de la ley que permite el uso del idioma ruso como lengua cooficial en Ucrania.

No se discute que la actuación de Rusia sin una resolución de la ONU contraviene los tratados internacionales, aunque estos han sido violados muchas veces en el pasado. En este caso Rusia argumenta que la situación es similar a lo ocurrido en Yugoslavia y con la posterior declaración de independencia de Kosovo en un referéndum no reconocido por Serbia, situación apoyada por la comunidad internacional pero que no resulta legítima en su totalidad. [4]

¿La intervención de Rusia en Ucrania tiene alguna base legal?

Partiremos del hecho que tanto Rusia como Ucrania y el Reino Unido firmaron un memorándum en 1994 en donde acordaron no utilizar la fuerza ni amenazar con hacerlo para emplearla contra la integridad territorial o la autonomía política de Ucrania. Además acordaron no usar métodos de coerción económica contra dicho país para intereses propios.

Rusia alega ante lo expresado en el párrafo anterior, que ha enviado a tropas rusas para proteger y salvaguardar la vida de los ciudadanos rusos que viven en la zona. Actualmente, se estima que en Ucrania hay unos 16.000 soldados rusos desplegados en la zona de conflicto y no en la base militar, lo cual no está permitido según el contrato que Rusia y Ucrania firmaron en 1994. Por lo que los principales países que están en contra de las acciones tomadas por Rusia son Estados Unidos y Gran Bretaña.

Lo cierto es que la comunidad internacional ante estos casos actúa de forma subjetiva ya que depende de la magnitud de los intereses que están en juego para apoyar o manifestar su rechazo a ciertos actos de intervencionismo de diversos países ¿Acaso es que algunos países gozan de ciertos privilegios ante la comunidad internacional? Por ejemplo en el caso del conflicto entre Gran Bretaña y Argentina por las Islas Malvinas, se apoyó el referéndum realizado a la población en el cual el 98% de las personas votaron a favor de seguir bajo la administración de Gran Bretaña; mientras que en el caso de Crimea, no se quiere reconocer la legalidad de dicho proceso. [5]

_____________________________________________________________________________________________________

BIBLIOGRAFÍA

 

[1] Conflictos en Venezuela y Ucrania. Semejanzas y diferencias – Anthony Medina Rivasplata

[2] Ucrania: ¿Cómo justifica Rusia su intervención en Crimea? – BBC Mundo

[3] Ucrania: ¿Cómo justifica Rusia su intervención en Crimea? – BBC Mundo

[4] Crimea no es exactamente Kosovo – El País Internacional

[5] Putin agradece a Cristina Fernández su postura ante Crimea – El País Internacional

Publicado el mayo 10, 2014 en Política Internacional. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: